Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Preocupación en Defensa por el incremento de conductas delictivas ‘típicas’ de los países de origen de los militares nacionalizados: ‘secuestro express’ y drogas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La aparición de “delitos exóticos” cometidos por militares profesionales que han obtenido la nacionalidad española ha hecho saltar la alarma en el Ministerio de Defensa. Han dejado de ser casos aislados. Las drogas o el ‘secuestro express’ prolifera entre la tropa.

El domingo 21 de enero fue detenido en Bilbao un joven de 24 años, soldado profesional, de origen colombiano, por su presunta participación en el ‘secuestro express’ de una mujer. Parecía tratarse de un hecho aislado, pero informaciones recogidas por El Confidencial Digital en fuentes oficiosas de la Policía Nacional y el Ministerio de Defensa sostienen lo contrario.

Cunde la preocupación entre los responsables de las Fuerzas Armadas (FAS) por la conducta observada en los militares de origen extranjero –un número todavía pequeño pero en continuo crecimiento-, que recuerda mucho al tipo de delitos que se cometen en los países de donde proceden.

En concreto las fuentes consultadas por ECD advierten del aumento de casos de narcotráfico entre el grueso de militares de origen extranjero, con preponderancia en los procedentes de países del sur de América. La pauta delictiva que se viene observando es que cuando viajan a su país de nacimiento para ver a su familia -en estos casos citados- vuelven con indeterminadas cantidades de droga con la que intentan entrar en España, generalmente vía aérea. Los responsables de Aduana han comprobado que suelen apresurarse a identificarse con su cédula de militares en activo, creyendo erróneamente que de este modo eludirán los controles antidroga.

Otro comportamiento de menor gravedad, pero igualmente ilegal, que se ha detectado entre algunas de estas personas es la ‘liberalidad’ con la que interpretan los preceptivos permisos para la conducción de vehículos. De este modo se ha detectado que en ocasiones sus vehículos circulan sin seguro, o que sus permisos de conducción no han sido actualizados al carnet de conducir español, como es preceptivo. Esto hace que actualmente se esté revisando incluso la documentación de los vehículos que se ingresan en los propios acuartelamientos para detectar corruptelas.

En palabras de un mando militar, que prefiere permanecer en el anonimato, “el problema es que esto no se arregla con un mayor esfuerzo en la formación de los nuevos miembros”. A la pregunta de si estas prácticas se demuestran corregibles o no, esta fuente responde que “con el que viene maleado ya no hay nada que hacer, y por el contrario el que es honrado vale desde el primer día”.

La preocupación de los responsables de Defensa se centra ahora en ‘separar la paja del trigo’ en los procesos de incorporación a la tropa profesional, una circunstancia nada fácil. Las fuentes consultadas aseguran que uno de los problemas que lo originan es la necesidad de alcanzar una cifra fija anual de nuevos efectivos para el ejercito profesional, cuando la demanda no es tan alta como para hacer una estricta selección.