Martes 26/09/2017. Actualizado 13:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy ya tiene pensado sucesor: Alberto Núñez Feijóo. No descarta dejarle paso en 2015 si ve que entonces está políticamente amortizado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ya ha pensado en su sucesión. El desgaste que viene sufriendo al frente del Gobierno le ha hecho meditar sobre su futuro y el de su partido. De cara a ese futuro, en sus listas destaca un nombre: el del actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

El presidente del Gobierno quiere calcular al milímetro el proceso de la sucesión y el nombre de quien le sustituya. Se trata de una operación que Rajoy pretende diseñar para que se aplique sin fisura alguna, con el objetivo final de garantizar la continuidad del Partido Popular en el poder.

El propio Mariano Rajoy ha comentado con personas que le conocen bien quién es la persona que, en este momento, sería el mejor candidato a sucederle. Y el presidente del Gobierno ha pronunciado el nombre de su paisano Alberto Núñez Feijóo, explican a El Confidencial Digital fuentes del entorno de jefe del Ejecutivo.

Líder y gestor

Para Rajoy, Feijóo sería un excelente líder del PP. Sus éxitos electorales en Galicia han llamado la atención del jefe del Gobierno, que se muestra en privado muy satisfecho de que el presidente de la Xunta, no solo haya revalidado su mayoría absoluta, sino que ha conseguido mejorar los resultados en las últimas elecciones a pesar del desgaste que supone gobernar en tiempos de recesión.

Feijóo es, en su opinión, un gran gestor. No tienen dudas de que, por tanto, sería un buen presidente del Gobierno.

En Génova, algunos dirigentes coinciden con Rajoy en destacar que el barón gallego es uno de los grandes líderes con los que cuenta el PP a día de hoy. Han comentado en reuniones internas que tiene por delante un prometedor futuro: “Es muy amigo de Mariano Rajoy y, además, no tienen enemigos, por ahora”, destaca un veterano dirigente popular.

Imitar a Aznar

La intención de Mariano Rajoy es protagonizar una transición tranquila en el PP. No quiere provocar un terremoto. De ahí que haya comenzado ya a pensar y a hablar del tema, aunque sólo con algunas personas de su máxima confianza.

Según las fuentes cercanas a Rajoy a las que ha tenido acceso ECD, el presidente pretende copiar el modelo de Aznar cuando optó por él. Es decir, quiere pensar con tiempo quién es el mejor candidato, analizar las ventajas e inconvenientes, y comunicar la decisión en el momento oportuno.

Rajoy es, como Aznar, una persona que valora la fidelidad, recuerdan en su entorno, por lo que Feijóo es uno de los barones mejor colocados para sucederle.

La opción de Soraya o de Cospedal

Otra de las opciones que se escucha, con menos fuerza que la de Núñez Feijóo como posible sucesor de Mariano Rajoy, es la de Soraya Sáenz de Santamaría. El nombre de la fiel escudera del presidente, comentan en el PP, se encuentra también en las quinielas.

No obstante, Mariano Rajoy no ha hablado de momento de ella como sucesora, sino como una dirigente de largo recorrido en el PP.

María Dolores de Cospedal también es otro nombre que se escucha en la sede el PP para ocupar la presidencia del PP. No obstante, hay dirigentes que se muestran en contra de la secretaria general y actual presidenta Castilla-La Mancha, entre otras cosas tras la polémica surgida en torno a su marido y su ‘no fichaje’ por Red Eléctrica.

La decisión de Rajoy

El presidente no quiere, de momento, desatar las especulaciones sobre la sucesión, aunque es consciente de que en algún momento deberá abordar la cuestión.

Rajoy ha comentado que es muy posible repetir la victoria en las generales de 2015 teniendo en cuenta la situación que vive el PSOE.

No obstante, según explican personas que le conocen bien, no descartaría dejar paso a otro candidato en caso de que se acerque la cita con las urnas y su figura se haya visto excesivamente desgastada y, por tanto, se encuentra amortizado como consecuencia de las decisiones que ha tenido que adoptar para afrontar la crisis.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·