Miércoles 23/08/2017. Actualizado 08:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En conversaciones antes y después del 9-N

Rajoy promete a los barones regionales del PP que no favorecerá a Artur Mas en la financiación autonómica

Retrasará la negociación del nuevo modelo hasta finales de 2015 porque calcula que el PIB habrá subido y “habrá más dinero para repartir”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ha anunciado que responderá a la carta remitida por Artur Mas tras el 9-N, pero eso no va a significar, según el presidente, privilegios para la Generalitat. Así se lo ha transmitido a todos los barones regionales del PP, a los que ha prometido no realizar ninguna negociación bilateral que implique ventajas fiscales para Cataluña.

Artur Mas (en el centro), entre el rey Felipe y Mariano Rajoy, en una Conferencia de Presidentes Autonómicos. Rajoy y Artur Mas, en la Conferencia de Presidentes Autonómicos.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos regionales del PP, el presidente del Gobierno ha hablado, “antes y después” del 9-N, con algunos de los dirigentes autonómicos del partido para dejarles claro que el desafío soberanista de Artur Mas no va a alterar, “ni un milímetro”, su hoja de ruta sobre el nuevo modelo de financiación autonómica.

Mariano Rajoy y su equipo se han mostrado contundentes sobre este asunto, avanzando que no habrá ningún tipo de “comunicación privilegiada” con la Generalitat. En este sentido, desde Moncloa explican que “antes se hablaba primero con Cataluña para pactar el modelo de financiación y luego con el resto, pero ahora no va a ser así”.

La negociación será a finales de 2015

Las fuentes consultadas por ECD explican que, a pesar del desafío soberanista y del 9-N, no se van a acelerar los plazos para negociar el nuevo modelo.

Desde el Gobierno central han advertido a las comunidades autónomas que el diálogo con todas las regiones se iniciará pasadas las elecciones de mayo, aunque el Ejecutivo lanzará una primera propuesta antes de los comicios. Será, no obstante, “un punto de partida”, para “evitar debates territoriales antes de las urnas”.

Una vez pasadas esas elecciones, la idea del Gobierno es dar pequeños pasos hasta el parón estival para, ya en septiembre, negociar “puntos concretos”.

No obstante, no se descarta llegar sin un acuerdo a las generales de noviembre de 2015. Así se lo ha advertido el Gobierno a los presidentes autonómicos del PP: “Moncloa insiste en que no hay prisas. Si no hay acuerdo, puede aprobarse en la próxima legislatura y tampoco pasaría nada”.

A la espera de un incremento del PIB para “repartir más”

Las fuentes consultadas por este confidencial explican que Rajoy, además de querer manejar él “los tiempos políticos con el nuevo modelo de financiación, tiene también una “razón económica” para retrasar la negociación con las autonomías: la previsión de crecimiento de España en 2015.

Según los cálculos del Fondo Monetario Internacional de los que dispone la oficina económica del Gobierno, el PIB español aumentará un 1,7% el próximo año. El incremento, además, se dejará notar especialmente en el segundo semestre.

Por ese motivo, desde el Ejecutivo se insiste en esperar hasta finales de 2015, porque habrá “más dinero a repartir”. Esa propuesta, explican dirigentes autonómicos del PP, está siendo mayoritariamente aceptada, ya que “la negociación ahora debilita de cara a las elecciones y, además, aumenta las perspectivas de todos”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·