Martes 26/07/2016. Actualizado 14:55h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El equipo del presidente ya trabaja con este escenario

Rajoy negociará su investidura con Susana Díaz tras el desenlace de Cataluña

Su pronóstico: ahora las posturas son irreconciliables pero, sin elecciones catalanas en el horizonte, el PSOE va a adelantar el Congreso que forzará la caída de Pedro Sánchez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy tiene claro que la llave para su investidura está en poder del PSOE y es consciente de que la postura de rechazo al PP de su actual secretario general, Pedro Sánchez, va a ser inamovible. Pero en Moncloa trabajan ya con un escenario que contempla lo sucedido en Cataluña: ahora hay tiempo para un cambio de liderazgo en favor de Susana Díaz.

Mariano Rajoy y Susana Díaz. Mariano Rajoy y Susana Díaz.

A un día de que expirara el plazo, Junts pel Sí y la CUP alcanzaron este sábado un acuerdo de última hora para investir al actual alcalde de Girona, Carles Puigdemont, como presidente de la Generalitat y evitar así una repetición de las elecciones en el mes de marzo. 

El pacto salió adelante al aceptarse la exigencia de los anticapitalistas, que se negaban a colocar al frente del Gobierno catalán a Artur Mas.

Un acuerdo ante el que el Ejecutivo central, en el transcurso de las negociaciones para la investidura del presidente tras las elecciones del pasado 20 de diciembre, trasladará a las distintas fuerzas políticas "la necesidad de que el próximo Gobierno de España cuente con una amplia base parlamentaria", que garantice "la estabilidad y la capacidad para defender con solvencia y eficacia el derecho de todos los españoles a decidir sobre su país y hacer frente al desafío independentista".

Antes de entrar en contacto con la líder andaluza, explican a El Confidencial Digital desde el equipo del presidente, Rajoy volverá a llamar a Sánchez a su despacho tras la constitución de las Cortes, prevista para el próximo miércoles. Le va a sondear con una oferta que facilite su reelección como presidente.

Pero ni el jefe del Ejecutivo ni sus colaboradores esperan una reacción positiva de Pedro Sánchez tras lo sucedido en el primer intento de acercamiento antes de las vacaciones de Navidad.

Aun así, el objetivo del líder del PP va a ser intentar convencer ahora al PSOE, in extremis, de que le conviene un Gobierno en minoría de Rajoy antes que otras elecciones generales con Podemos en pleno auge. No obstante, ya da por hecho que ahora mismo es inviable ese acuerdo con PSOE y Ciudadanos con la actual dirección de Ferraz.

Más tiempo para convocar un Congreso del PSOE

De hecho, en Moncloa dibujan ya un nuevo escenario político. Visualizan un cambio de interlocutor en el PSOE tras haber quedado solucionada este sábado la situación de ingobernabilidad en Cataluña, que habría obligado a una nueva convocatoria electoral en el mes de marzo.

Según las fuentes consultadas, el presidente en funciones considera que sin esos comicios queda despejado el camino para convocar un Congreso del PSOE que permita el salto de Susana Díaz a la política nacional.

Existe, por tanto, tiempo suficiente para que los críticos de Sánchez, encabezados por la líder andaluza, inicien la recogida de avales de los candidatos a la secretaría general, incluso durante el mes de febrero, ya que la planificación de una campaña electoral ya no será un obstáculo.

Habría margen para negociar una tercera votación

Ante este nuevo escenario, Rajoy está convencido de que va a tener posibilidades reales de ser reelegido.

En el equipo del presidente manejan que si Sánchez se empeña en impedir que el líder del PP sea investido, las nuevas elecciones generales serán inevitables. Eso no le conviene al PSOE y Susana Díaz lo sabe.

Ahora existe un periodo mucho más amplio para que el PSOE se replantee la continuidad de su secretario general y candidato a esos posible comicios de mayo, con la convocatoria de un Congreso Extraordinario en el mes de marzo.

Si la presidenta andaluza se convierte en nueva líder del PSOE, después de reiterados rechazos, los socialistas acabarían apoyando una abstención. En ese escenario existe margen aún para la investidura de Rajoy, ya que es posible convocar ese pleno hasta dos meses después de la primera votación que, por ahora, se prevé para comienzos de febrero.

La presidenta andaluza se convertiría así en la nueva interlocutora del presidente en funciones para negociar la abstención de los socialistas que permitiera su reelección.

Negocio

Llega la oficina inteligente que te soluciona el caos en el trabajo

La tecnología está desplazando al papel en numerosos ámbitos de la actividad económica y de la vida diaria. Cada vez son más los procesos en los que no se necesitan documentos impresos, pero aún muchas empresas continúan...