Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Estrategia de cara al congreso nacional de febrero

Rajoy no forzará la renuncia de Aznar como presidente de honor del PP

Su intención es que sea el ex jefe del Ejecutivo quien decida sobre su continuidad: no quiere abrir un frente con el sector más alineado a la derecha del partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José María Aznar continuará, si así lo desea, como presidente de honor del PP después del congreso nacional que se celebrará en febrero. Ese es, al menos, el plan de un Mariano Rajoy que quiere evitar cualquier tensión interna en el partido de cara al cónclave en el que volverá a ser reelegido líder de la formación.

José María Aznar y Mariano Rajoy. José María Aznar y Mariano Rajoy.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes nacionales del PP, ni Mariano Rajoy, ni ningún cargo en Génova, se plantea a día de hoy forzar a Aznar a dar un paso atrás y renunciar a la presidencia honorífica del PP. Un escenario que algunos sectores del partido reclaman pero que el jefe del Ejecutivo no está dispuesto a impulsar.

Tanto en Moncloa como en el partido existe la sensación de que el ex presidente del Gobierno, con la actitud mantenida durante los últimos meses, quiere escenificar una “ruptura total” con Rajoy para dejar el cargo de honor que ahora ocupa en la ejecutiva del PP. No obstante, la idea que se transmite es que “si quiere dejar la presidencia de honor, tendrá que decirlo él públicamente”.

En Génova, de hecho, en todos los cuadros que se hacen sobre la futura ejecutiva del partido se mantiene a Aznar como presidente de honor porque “no se está moviendo otro nombre” y porque “la idea, salvo que él mismo diga lo contrario, es que siga”.

Objetivo: evitar una guerra interna

La actitud de Rajoy respecto a Aznar, a pesar de los constantes ataques sufridos procedentes de su antecesor en el cargo, obedece a un objetivo claro: evitar cualquier guerra interna en el PP de cara al congreso nacional.

Y es que el presidente es consciente de que los ánimos en el PP, y sobre todo después de la muerte de Rita Barberá, están algo revueltos y algunos representantes de la vieja guardia buscan cualquier excusa para alzar la voz contra la actual dirección.

Además, las maniobras externas para crear un partido a la derecha del PP podían “reforzarse” si Aznar no sigue como presidente de honor y no se da imagen de unidad. En ese escenario, “muchos, tanto de fuera como de dentro, intentarían sacar tajada y eso no lo vamos a permitir”, afirman a ECD dirigentes del partido.

·Publicidad·
·Publicidad·