Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El ‘fuego amigo’ de la guerra del fútbol salpica a Rubalcaba, que se quedó sin ver un partido del Real Madrid por culpa de sus compañeros de Prisa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La denominada segunda guerra del fútbol, que enfrenta desde hace unas semanas al Grupo Prisa y a Mediapro por los derechos televisivos de la Liga, continúa provocando indeseables daños colaterales de alta y media intensidad. En esta ocasión, quien padeció el apagón de Sogecable no fue otro que el ministro del Interior.

El jueves de la semana pasada, Audiovisual Sport impidió al presidente del Real Madrid, Ramon Calderón, que el partido de interés general Real Madrid-Betis pudiera ser ofrecido en abierto y gratis por La Sexta. Un contratiempo que dejó sin partido a muchos aficionados merengues y béticos, que confiaron en los anuncios realizados los días previos sobre la retransmisión. Sin embargo, la acción que afectó al titular de Interior tuvo lugar unos días después.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, de viaje en Portugal el pasado domingo, se quedó sin ver el partido de su ‘equipo del alma’, el Real Madrid, que se enfrentaba aquel día al Getafe de Michael Laudrup.

Aquella tarde, los responsables de Prisa-Sogecable impidieron la entrada de las cámaras de Mediapro al coliseo getafense y, por tanto, no pudo enviarse fuera de nuestras fronteras la señal internacional del encuentro. Por este motivo, los telespectadores que siguen al Real Madrid desde fuera de España se quedaron sin partido, ministro incluido.

Se da la paradoja de que Alfredo Pérez Rubalcaba es el defensor ‘número 1’ del Grupo Prisa en el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, el sufrimiento del ministro del Interior por culpa del ‘fuego amigo’ de Sogecable quedó un tanto suavizado después del partido, cuando un buen amigo le informó de que el Real Madrid había ganado por la mínima y jugando desastrosamente mal.