Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rubalcaba maniobra para colocar a dos de sus peones, José Enrique Serrano y Elena Salgado, y controlar La Moncloa, Interior, Defensa y sobre todo, el CNI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Está jugando sus bazas y sólo queda por ver si logrará el pleno. El ministro del Interior “en funciones”, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha diseñado una maniobra dirigida a controlar varios puestos clave del próximo Ejecutivo que liderará José Luis Rodríguez Zapatero.

Rubalcaba celebró el pasado jueves un ‘off the record’ con periodistas para hablar sobre la banda terrorista ETA… y no sólo. En esa cita aprovechó para repetir lo que ya le había transmitido días antes a Carlos Herrera durante una entrevista emitida en Onda Cero: la pregunta sobre su futuro que le hicieron en ‘Los desayunos de TVE’ le pilló “con la guardia bajada”. De ahí –dijo- el equívoco que generaron sus palabras, abriendo un debate que se ha sacado de quicio.

Sin embargo, quienes le conocen bien en su partido recuerdan: “Rubalcaba nunca tiene la guardia bajada. Nunca”. De hecho, añaden, está por consumar una jugada maestra que comenzó precisamente el día en el que visualizó su amago de retirada.

Como ya se contó en estas páginas –véalo aquí-, fuentes socialistas a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital llevan semanas hablando de un “chantaje emocional” al presidente, con un objetivo: controlar Ferraz y Moncloa.

Esa maniobra tendría éxito si Zapatero accede a colocar en el Gobierno dos piezas clave que gozan de toda la confianza de Alfredo Pérez Rubalcaba. Esas dos personas son las siguientes:

-- José Enrique Serrano, que podría ocupar la cartera de Presidencia para dirigir personalmente la maquinaria del Gobierno. María Teresa Fernández de la Vega se centraría entonces en labores de coordinación ministerial, donde ha dado muestras de gran eficacia, y de impulso internacional de España a través de cada departamento.

Serrano ha respondido perfectamente ante Zapatero como jefe de gabinete, tras nombrarle su mano derecha hace cuatro años y acceder a la sugerencia que le hizo Rubalcaba, avalando su trabajo en La Moncloa entre 1995 y 1996 en ese mismo puesto, con Felipe González.

Curiosamente, el pasado viernes El Mundo publicaba una información dando por hecho que José Enrique Serrano será ministro de Presidencia. Sin embargo, el diario Público se hacía eco de una información con su contrario: Zapatero no contempla desgajar el Ministerio de Presidencia de la Vicepresidencia primera porque habría prometido a De la Vega no reducir sus competencias. Algunos han visto en estas filtraciones un pulso en toda regla.

-- Elena Salgado es el segundo peón de Rubalcaba y debería ser designada nueva ministra de Defensa. Desde el Ministerio del Interior, el propio ministro dominaría un área clave al frente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El papel de Salgado sería ser el brazo derecho de Rubalcaba en otro enclave fundamental: el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que reporta directamente a Defensa.

De consumarse esta maniobra, Rubalcaba pasaría a ‘dominar’ por completo el Complejo de La Moncloa, incluido el área de Comunicación, y los canales más sensibles sobre información y seguridad nacionales.