Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rubalcaba no habló del explosivo en la T-4, pese al anuncio de Mesquida, porque quería en su mesa el informe de los TEDAX y evitar “pifias” como la del 11-M

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no quiso ofrecer ningún detalle del explosivo utilizado por ETA en Barajas, a pesar de que el máximo responsable de Policía y Guardia Civil anunció que así lo haría. Hubo un motivo: habían algunos datos recabados pero el Gobierno no ha querido un nuevo caos informativo como el del 11-M.

Si algo le han echado en cara los socialistas al gobierno de José María Aznar, tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, es la falta de información y rigor en las declaraciones de sus dirigentes tanto sobre la autoría de la masacre, como del explosivo utilizado.

El martes, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ofreció una rueda de prensa a las cinco y media de la tarde. En ella, supuestamente, iba a aportar algunos detalles sobre la investigación del atentado en el aeropuerto de Barajas. Así lo había anunciado el mando único de Policía y Guardia Civil, Joan Mesquida, quien esa mañana había visitado la zona afectada por la explosión.

Mesquida anunció que “ya se han obtenido algunas muestras” –en referencia al explosivo utilizado- pero “les remito (dijo a los periodistas) a la declaración del ministro del Interior de esta tarde”, en la que Rubalcaba iba a aportar más detalles sobre la investigación del atentado.

Sin embargo, en esa comparecencia, Rubalcaba no facilitó ni un solo detalle novedoso sobre los trabajos de la policía, salvo que ni ésta ni el Ministerio tenían información que hiciera presagiar un atentado de esas características.

La razón para que el titular de Interior no dijera nada entorno a los explosivos, de los que –como decimos- ya había muestras, es que estaba esperando los informes definitivos de los TEDAX (técnicos expertos en desactivación de explosivos).

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por El Confidencial Digital confirman que “se quería evitar lo que ocurrió en el 11-M y que tanto criticaron los socialistas”, tanto en la autoría como en los explosivos utilizados. Hasta que el ministro no tenga los informes finales encima de su mesa no va a pronunciarse al respecto.

A última hora de ayer, al cierre de esta edición, los trabajos de los TEDAX estaban ya muy avanzados. Los expertos policiales se inclinaban por pensar en que el explosivo utilizado ha sido cloratita o amosal, pero esta valoración está pendiente de las últimas pruebas y contraanálisis.

También se está trabajando en la identificación del etarra que colocó la furgoneta. En la grabación recogida por las cámaras de seguridad se aprecia la salida de cuatro personas de la planta en la que fue colocada la furgoneta bomba. Uno de esos individuos podría ser el etarra que aparcó el coche y al que le estaba esperando fuera al menos otro vehículo para darse a la fuga y emprender viaje al norte.