Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El detalle de Ruiz Gallardón con las víctimas del terrorismo: recibió a todos y les saludó pacientemente uno por uno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los desaires del Gobierno y de su presidente, Rodríguez Zapatero, a las víctimas del terrorismo durante el congreso celebrado en Madrid, tuvieron su contrapartida en la distinta actuación de los príncipes, pero también del alcalde de la capital, que se volcó en persona con los asistentes.

Además de sus convicciones, el olfato político de Alberto Ruiz Gallardón le llevó a una actuación que fue muy bien acogida por los participantes en el congreso. En el almuerzo que les ofreció, tuvo el detalle de esperar en la puerta, acompañado de su mujer, para recibir a todas las victimas y saludarles una por una, del primero al último.

También los príncipes, que inauguraron la reunión, se volcaron con los asistentes, sobre todo en un café al que asistieron todas las víctimas que quisieron, sin presencia de los medios de comunicación. Don Felipe y doña Letizia charlaron con todos y se interesaron por sus circunstancias.

En cuanto a la inasistencia de Rodríguez Zapatero, además de la invitación oficial, una de las víctimas, Conchita Martín, esposa del teniente coronel Pedro Blanco, asesinado en enero de 2000 y primera víctima tras la tregua de ETA de 1998, se dirigió por escrito al presidente del Gobierno animándole a asistir, cosa que, como es sabido, no hizo.

Sí acudieron dos representantes del Ejecutivo, lo que, según ha podido saber ECD, cogió por sorpresa a los organizadores. Lo que ocurrió fue que confirmaron su asistencia a La Zarzuela, no a la organización. Acudieron Antonio Camacho, secretario de Estado de Seguridad, y Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica. Sabido es que cuando miembros de la Familia Real, en este caso los príncipes, acuden a un acto oficial, suele acompañarles algún miembro del Gobierno.

Tanto con Antonio Camacho como con Trinidad Jiménez, los asistentes al congreso de víctimas los trataron bien: con respeto, sin malos gestos, aunque, eso sí, con “mucha frialdad”, en palabras de quienes lo vieron. En el caso de José Manuel Rodríguez Uribe, director de la Oficina de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, también confirmó su asistencia a través de La Zarzuela.

Los organizadores han recibido numerosas comunicaciones por escrito en las que víctimas del terrorismo agradecen la celebración del congreso. En ellas, se repiten frases del estilo de “No nos dejen solos”, “Sigan así”, “Gracias, les necesitamos”. Más significativo en el caso de quienes sufrieron el zarpazo de la violencia en los años setenta, que manifiestan que se han sentido “abandonados durante muchos años”.

Cristina Cuesta, portavoz de Covite (Colectivo de Víctimas del Terrorismo) destacó el enorme bien que estas reuniones hacen a los afectados, con este comentario: “Dos días de congreso son mejor terapia que uno o más años de psicólogos y psiquiatras”.

La cobertura informativa ha sido espectacular, con sesenta medios nacionales acreditados y treinta y cinco del extranjero. El tratamiento que El País dio a la reunión ha molestado especialmente, por el espacio y por el enfoque.