Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las baterías destinadas al nuevo submarino S-80 que fabrica Navantia para la Armada no caben en los primeros prototipos construidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Armada española quiere que los nuevos submarinos S-80 estén equipados con un sistema anaerobio que les permita permanecer bajo el agua más de dos semanas sin contacto con el exterior. El problema es que el prototipo de las baterías no cabe en el modelo. En la Armada están molestos con los constructores.

Como ya se informara en las páginas de El Confidencial Digital, los próximos submarinos de la Armada (la serie 80) contarán con un sistema que les permitirá mantenerse sumergidos durante más de dos semanas. Se denomina Sistema AIP (Sistema de Propulsión Independiente del Aire, ‘Air Independent Propulsión System’), y el responsable de su fabricación es una empresa filial de Abengoa, Hynergreen Technologies, S.A.

Según ha podido saber ECD, en la Armada no están muy satisfechos con los resultados que hasta ahora se están obteniendo. El malestar entre los marinos ha surgido por un problema en el prototipo con el que se han encontrado. Se trata de las pilas de combustible del AIP, que no caben en el modelo de S-80 que se ha diseñado y que podría retrasar el calendario de trabajo.

Precisamente, el AIP se encuentra en la tercera fase del proyecto. Ahora, el objetivo es implantar el prototipo de 300 kW en los submarinos S-80. El plan previsto es que este período finalice con el año 2008. Los problemas con la pila de combustible repercutirán en el diseño definitivo del sistema AIP.

Este confidencial se ha puesto en contacto con la compañía Abengoa para conocer más detalles sobre estas dificultades. Desde la empresa se afirma que, hasta la fecha, se ha trabajado con un prototipo de distintas dimensiones que el diseño. Se sostiene, además, que la filial es capaz de desarrollarlo una vez finalizado el periodo de prueba y que “las dimensiones se ajustarán de acuerdo a las necesidades”.