Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El partido de Savater y los ‘descontentos’ del PSOE confía en ganar adeptos tras el comunicado de ETA pero Rosa Díez aún no se ha sumado oficialmente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Para la plataforma surgida del entorno de Basta Ya! y que propone un nuevo partido político de izquierdas no ha habido sorpresas tras el anuncio de la ruptura de ETA la pasada madrugada. Es la confirmación de los peores augurios. Y el momento de asumir responsabilidades: Zapatero debe dimitir de inmediato.

“El ‘proceso de paz’ estaba condenado de antemano”. Esta afirmación no es nueva. Carlos Martínez Gorriarán, profesor de la Universidad del País Vasco y portavoz de la Plataforma Basta Ya!, la ha pronunciado en reiteradas ocasiones. Pero le sirve en estos momentos, en los que el comunicado de ETA ha vuelto a hacer pedazos la actualidad, para hacer más sólidos los argumentos de los que con él decidieron abrir una brecha y constituir una plataforma política que navegue sin deudas pendientes con otros partidos, recoja a los ‘hastiados’ que no quieran abandonar la línea de fuego política.

El tiempo ha demostrado que llevábamos razón. Se les ha permitido volver a las instituciones democráticas y de paso, de cara a los suyos, pueden justificarse porque la Justicia española no les ha permitido jugar con todas las cartas. Lo único claro es que Zapatero ha fracasado y debe dimitir. Le ha permitido rearmarse a cambio de nada”, asegura en declaraciones a El Confidencial Digital.

Sobre el nuevo partido político, Gorriarán confirma que se están dando pasos. Explica que la mayoría de sus promotores son vascos, con una larga experiencia en organizaciones políticas, sindicales y cívicas y, casi en su mayoría, procedentes del ámbito de la izquierda, pero también de tradición liberal y ciudadana.

Hasta el pasado 19 de mayo, cuando hubo una reunión clave que saltó a los medios, no había habido más que conversaciones “informales” de unos con otros. No había un plan, pero sí mucha materia prima sobre la que cimentar: cada vez había más gente que disentía de la política antiterrorista de Zapatero y que no creía en los populares como una alternativa.

Se ha tratado del inicio de “algo” que aún no se ha formalizado –advierte Gorriarán- y sobre lo que no se tomará decisiones hasta septiembre. “Tenemos un entusiasmo tranquilo, pero no somos la panacea. Simplemente, creemos que estamos obligados a hacer algo”. De hecho, 800 personas se han registrado en la Plataforma y han tenido contacto con al menos otras 200 a través de otras vías.

Gorriarán niega que haya un ideólogo, un cabeza pensante, un líder, aunque reconocen la “popularidad” de Fernando Savater y el apoyo de Rosa Díez. “Ella no ha dicho oficialmente que esté con nosotros. Pero si se trata de buscar una autoría en la sombra de este proyecto, desde luego, hay que atribuírsela a Zapatero”.

En septiembre comenzarán a enfrentarse a las dificultades, a los retos. La Plataforma es consciente de que todo juega en contra suya, desde la propia Ley Electoral que no deja cabida a nuevos partidos políticos y al resto de las agrupaciones que ven con recelo su aparición en el mercado político.

Han soportado comentarios de todo tipo. “Desde llamarnos el ‘partido de los columnistas’, hasta el comentario del ex presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que dijo que hay que buscar las intenciones ocultas de este grupo”. Pero lo que tienen claro es que los socialistas se van a preocupar. “En su partido hay un malestar creciente que nos generará más apoyos”. La única mano tendida es la de Ciutadans, “un partido con el que ya han tenido contactos en los que ha quedado claro que nuestra intención es crear un partido nacional y no agrupaciones locales dispersas”, advierte Gorriarán.