Sábado 02/07/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Crisis interna en Podemos

El trasfondo del cese de Sergio Pascual: Pablo Iglesias avisa a Íñigo Errejón

Se ha transmitido un contundente mensaje a los cargos del partido: “Aquí ya no hay amigos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pablo Iglesias ha vuelto a protagonizar un golpe de mano dentro de Podemos, con el cese fulminante del secretario de Organización, Sergio Pascual. La dirección del partido ha vinculado la decisión a la mala gestión realizada por el andaluz en las diferentes crisis territoriales que ha padecido la formación. No obstante, el objetivo del secretario general ha sido lanzar un “mensaje a navegantes”.

Sergio Pascual, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Sergio Pascual, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Dani Gago (Podemos)

Según explican a El Confidencial Digital fuentes del partido, Pascual jamás pensó que Pablo Iglesias actuara en el modo en el que lo ha hecho. Primero, porque nunca recibió queja por su parte y, segundo, porque entre ambos existía una relación de gran amistad que no hacía presagiar una decisión como la adoptada por el líder de Podemos.

Ahora, una vez confirmado el cese fulminante de alguien tan próximo a Iglesias, en la formación morada se interpreta la marcha de Pascual como un aviso al propio Íñigo Errejón:

--“Pablo le ha querido decir con esto que aquí ya no hay amigos y que, si continúa alimentando el debate interno, el siguiente puede ser él”.

Un grupo de amigos

Personas próximas a la dirección de Podemos explican que Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Sergio Pascual eran ya amigos antes de la formación del partido.

Junto a ellos, hizo también piña Alberto Montero, ex presidente del Centro de Estudios Políticos y Sociales que tuvo como patronos a varios fundadores del partido y que luego dirigió la polémica tesis de Errejón en la Universidad de Málaga.

Estos cuatro formaron un grupo de amigos que continuó una vez constituido Podemos, y ya con la presencia de Juan Carlos Monedero, Luis Alegre, Carolina Bescansa e Irene Montero, entre otros. Un grupo que ahora tiene dos corrientes: “una fuerte con Pablo Iglesias a la cabeza, y la otra con un Íñigo Errejón debilitado tras la marcha de Pascual”.

Iglesias no perdona al errejonista Pascual

La relación de amistad y confianza entre Iglesias y Pascual se evidenció, sobre todo, en los meses previos a las elecciones generales del 20 de diciembre.

En esos días, el entonces secretario de Organización tenía mando en todas las decisiones trascendentales del partido, como la composición de las listas y la elaboración del programa electoral. De hecho, Pascual fue decisivo, junto a Nacho Álvarez, en los cambios a última hora en las propuestas económicas planteadas por el partido.

Todas estas decisiones fueron siempre aceptadas y aplaudidas por Pablo Iglesias, que tenía “confianza plena” en Pascual. No obstante, apuntan las fuentes consultadas, “todo se vino abajo cuando Sergio se alineó con Errejón”.

En las últimas semanas, en las que el debate sobre la postura de Podemos en las relaciones con el PSOE se ha recrudecido, el ex secretario de Organización se mostró partidario, como Errejón, de la “tranversalidad entre diferentes fuerzas políticas”. Una postura que “le ha costado el puesto”.

Errejón, “arrinconado”

Con el cese de Sergio Pascual, Pablo Iglesias ha infligido un doble golpe a Errejón. Por un lado, le ha mandado una advertencia sobre lo que le puede pasar a él mismo en el futuro. Y, por el otro, le ha apartado de uno de sus principales apoyos dentro del partido.

En ese sentido, las fuentes consultadas explican que, dentro del llamado “sector Errejón”, Pascual era uno de los dirigentes más destacados: “Tenía poder orgánico y capacidad de influencia en diferentes federaciones”. Ahora, con su marcha, “Íñigo solo tiene apoyos medianos, con poco recorrido a nivel interno”.

El número dos del partido, de hecho, ha visto cómo Carolina Bescansa, que apoyaba como él un diálogo más fluido con el PSOE, se ha acercado en los últimos días a Pablo Iglesias para demostrar su fidelidad al secretario general. Un movimiento que ha debilitado, aún más, al portavoz de Podemos en el Congreso.

·Publicidad·
·Publicidad·