Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los ‘espías de Soraya’. Vicepresidencia elige 30 inspectores de Policía para trabajar en el CNI y tener información. Objetivos: delincuencia económica, movimientos sociales…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se les conoce como los 'espías de Soraya Sáenz de Santamaría'. Su misión es elaborar informes estratégicos para La Moncloa sobre asuntos vitales que ocurren en España o afectan al país. El Gobierno está seleccionando cuidadosamente a profesionales del Cuerpo Nacional de Policía que trabajarán dentro del CNI pero con vinculación directa con Vicepresidencia.

Según ha sabido El Confidencial Digital, Vicepresidencia del Gobierno va a designar para ese trabajo a 30 policías, que se incorporarán a la Brigada Operativa de Apoyo (BOA) en las próximas semanas, todos ellos pertenecientes a la escala ejecutiva del CNP: inspectores o inspectores jefes.

Son los primeros profesionales que contrata en bloque el CNI desde que Vicepresidencia del Gobierno asumió el control del Centro Nacional de Inteligencia, explican fuentes policiales, lo que ha dado lugar a que en ámbitos de la inteligencia española se les conozca como ‘los espías de Soraya’.

¿Qué es la BOA?

La BOA es una unidad compuesta exclusivamente por agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se encarga de elaborar informes y trabajar dentro del CNI. Son, por así decirlo, ‘espías con placa policial’. Su trabajo diario lo realizan, por tanto, para el Centro, pero orgánicamente están integrados en el Cuerpo Nacional de Policía (su sueldo corre a cargo de la Dirección Adjunta Operativa).

Los miembros de la BOA disponen de algunas ventajas respecto a sus compañeros que dependen exclusivamente del CNI. Por ejemplo, los ‘espías’ de La Casa tienen limitados ciertos movimientos en territorio español, mientras que estos policías disponen de total libertad para desplazarse por el país sin necesitar previa autorización judicial. Y algo semejante puede decirse a nivel internacional.

Es decir: una placa de Policía puede evitar algunos problemas, mientras que un carnet del CNI puede levantar sospechas en determinadas actuaciones, explican las fuentes consultadas por ECD.

Rigurosa selección

Estos 30 nuevos miembros de la BOA están siendo seleccionados rigurosamente por la Vicepresidencia del Gobierno en estrecha colaboración con el CNI.

El pasado 10 de octubre, el director general de la Policía convocó la provisión de puestos de trabajo para esta Brigada y dio un mes de plazo a todos los interesados para concurrir al proceso de selección.

Desde el 11 de noviembre, vicepresidencia está mirando con lupa los currículos de los candidatos y valorando quiénes son los mejores para colaborar de manera estrecha y diaria con el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría.

El Gobierno quiere disponer de policías de su máxima confianza, por lo que la selección final de los elegidos se demorará algunas semanas, explican las fuentes consultadas por ECD.

Cometidos

Vicepresidencia encargará a estos inspectores de Policía la elaboración de documentos con información seria y rigurosa. El objetivo, es poder conocer a través de los mejores investigadores lo que está ocurriendo en el país para que el Gobierno tome las decisiones acertadas y esté prevenido ante futuras situaciones de crisis.

Los informes de estos treinta nuevos profesionales de la BOA complementarán a los que ya llegan al Gobierno por otras vías: CNI, Guardia Civil y representantes diplomáticos, especialmente.

Fuentes conocedoras del funcionamiento de la BOA explican que la misión principal de sus miembros es informar sobre:

-- Movimientos de capital y ataques especulativos a la economía del país.

-- Problemas de seguridad nacional.

-- Delitos, desde su vertiente más pequeña hasta el crimen organizado.

-- Movimientos sociales y callejeros de carácter subversivo.

-- Tendencias religiosas extremas.

-- Infraestructuras críticas.

-- Tendencias radicales en Internet.

En definitiva, de lo que se encargarán los integrantes de la BOA es de proporcionar al Gobierno información fiable y directa sobre los problemas más graves que sufre el país.

Sueldo elevado

Los 30 nuevos miembros de la BOA tendrán un sueldo por encima de los compañeros que trabajan en las diferentes comisarías de España. Cobrarán en torno a 3.500 y 4.000 euros como complemento específico. Dos inspectores jefes percibirán más de 7.500 euros.

Todos ellos trabajarán con sede en comisarías de toda España: Cataluña, País Vasco, Andalucía, Madrid o Canarias. No obstante, las fuentes consultadas por ECD apuntan que también tendrán libertad para desplazarse por el extranjero.

Problemas de fiabilidad

El motivo que ha llevado a Vicepresidencia del Gobierno a convocar estas plazas ha sido principalmente la necesidad de disponer de información fiable y de primera mano.

Cada mañana llegan a la presidencia del Gobierno decenas de informes sobre lo que está ocurriendo en España. Los temas son de lo más variado: movimientos de capitales, ataques especulativos a nuestra economía, mafias, terrorismo, corrientes callejeras…

Las fuentes consultadas explican que el Ejecutivo ha estado recibiendo en los últimos meses, y a través de diferentes vías, documentos que no han terminado de convencer en Moncloa. En ocasiones eran interesados y en algunos casos llegaban tarde.

El Gobierno busca, con esta treintena de policías seleccionados para formar parte de la BOA, mejorar esta vía de información con datos objetivos.

Zapatero no potenció la BOA

Durante el mandado de Rodríguez Zapatero, la Brigada Operativa de Apoyo sufrió algunos vaivenes.

Agentes de la misma informaron al Gobierno, por ejemplo, de una reunión en 2007 entre miembros del PSE, con Jesús Egiguren a la cabeza, y una delegación de ETA, celebrada en una zona de Alemania.

Sin embargo, durante la etapa de Rubalcaba en Moncloa, el entonces vicepresidente no potenció la BOA e incluso se llegó a plantear su eliminación.

La llegada de estos 30 nuevos agentes de Policía reforzará la plantilla de casi 100 componentes que a día de hoy trabajan en la Brigada.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·