Lunes 21/08/2017. Actualizado 10:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Tras los reproches de Aznar a través de FAES

Soraya enfada también al PP por sus maniobras en Cataluña

Cospedal planteó en Moncloa que cualquier miembro del Gobierno que viaje a Barcelona no deje al margen al partido. Críticas a la vicepresidenta por sus entrevistas con Iceta y Arrimadas sin contar con Albiol

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José María Aznar abrió la caja de los truenos contra la estrategia de Soraya Sáenz de Santamaría en Cataluña. El ex presidente la acusó, a través de FAES, de asumir el “relato” de los adversarios políticos del PP en “detrimento” de las posiciones del partido. Esas críticas, sin embargo, no son las únicas que está recibiendo la vicepresidenta.


Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña. Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes gubernamentales y dirigentes nacionales del PP, toda la polémica surgió tras la toma de posesión de Enric Millo como nuevo delegado del Gobierno en Cataluña y el anuncio de que Soraya Sáenz de Santamaría tendría su propio despacho en la sede de la delegación.

Desde entonces, tanto Moncloa como Génova han constatado cómo la vicepresidenta “ha creado su propia agenda para Cataluña” sin informar, en muchas ocasiones, a otros miembros del Gobierno y del partido implicados en la resolución del desafío soberanista.

Solo habla con Millo”

En ese sentido, la primera gran acusación que sus propios compañeros lanzan contra Soraya Sáenz de Santamaría es que, a nivel de partido, con la única “figura fuerte” con la que habla es con Enric Millo.

De hecho, algunas fuentes apuntan a que la vicepresidenta usa al delegado del Gobierno en la región como su propio “portavoz” ante la Generalitat de Cataluña: “Él ha hablado, en las últimas semanas, con Carles Puigdemont. Y, además de tratar de los temas habituales, le ha transmitido algún mensaje de la propia vicepresidenta”. Lo consideran inaudito.

Esta forma de interlocución con el gobierno catalán es conocida y respaldada por Mariano Rajoy, pero muchos en el PP y en el Gobierno no la comparten: “Nadie sabe qué se ha dicho y qué no a Puigdemont. Y así es imposible emitir un mensaje unitario”.

Las visitas a Iceta y Arrimadas

A esa estrategia de negociación con la Generalitat, a través de Millo, se le sumó, la semana pasada, el viaje que realizó Soraya Sáenz de Santamaría a Barcelona para mantener “reuniones privadas” con empresarios locales y los líderes de PSC y Ciudadanos, Miquel Iceta e Inés Arrimadas, respectivamente.

Estos contactos también descolocaron a miembros del Gobierno y altos cargos del PP, a los que el viaje, además, trastocó la estrategia de desgaste que habían desplegado contra ambas formaciones:

--“Justo cuando viajó Soraya, en el partido se había iniciado una ofensiva contra Ciudadanos después de que Arrimadas asegurara que ella y su partido participarían en un referéndum legal. Un referéndum que también ha defendido el PSC a través del llamado derecho a decidir”.

Todo el plan, sin embargo, cayó en saco roto tras la visita de la vicepresidenta del Gobierno: “A partir de entonces, había que hablar de acuerdos con los constitucionalistas”.

Cospedal pide no dejar de lado al partido

Las ronda de reuniones de Sáenz de Santamaría en Barcelona no incluyó ningún encuentro con el actual líder del partido en la región, Xavier García Albiol. Una postura que ha molestado, y mucho, al PP catalán pero también en la planta noble de Génova.

Consciente de ese malestar creciente en el partido, María Dolores de Cospedal decidió tomar parte en nombre de la dirección nacional.

Según las fuentes consultadas, aprovechó una reunión reciente en Moncloa para pedir que, en la medida de lo posible, todos los ministros, y también la vicepresidenta, “tuvieran en cuenta al partido y a sus direcciones regionales” a la hora de organizar viajes y rondas de contactos con los diferentes líderes políticos.

Un mensaje que fue interpretado por algunos como “un toque de atención” después de que Sáenz de Santamaría “se olvidara” de reunirse con Xavier García Albiol.

Guiño de Génova a Cataluña

En medio de ambiente enrarecido en el seno del Gobierno y del PP, la dirección nacional ha decidido tomar cartas en el asunto. La primera medida ha sido realizar “un guiño” a los dirigentes del partido en Cataluña.

Génova se movilizó para lograr que la ponencia económica y de administración territorial del Partido Popular, en la que se consensuará un documento que posteriormente se aprobará en el congreso nacional del partido, se debata este sábado 17 en Barcelona.

Al cónclave, en el que se tratarán competencias de la propia Sáenz de Santamaría (ahora encargada de las Administraciones Territoriales), acudirán altos cargos del partido como el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas; Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta; José Ignacio Ceniceros, presidente de La Rioja; y Alfonso Alonso, líder del PP vasco. 


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·