Miércoles 20/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cospedal y Cifuentes están teniendo más foco mediático

Soraya utiliza el Senado para seguir en la carrera por la sucesión de Rajoy

Acapara la contestación de las preguntas al Gobierno en la Cámara Alta para recuperar la notoriedad pública perdida tras dejar de ser portavoz del Ejecutivo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soraya Sáenz de Santamaría continúa siendo la ministra mejor valorada del Gobierno, tal y como ha confirmado el último barómetro del CIS. Sin embargo, la pérdida de la portavocía del Ejecutivo, ahora en manos de Méndez de Vigo, le ha quitado gran parte de la visibilidad que tenía. Una circunstancia que, de cara a la carrera por la sucesión de Rajoy, le perjudica.


Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro. Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes gubernamentales, la número dos del Gobierno es consciente de que, desde el inicio de la nueva legislatura, su principal labor al frente del Ministerio de Presidencia es consolidar un nuevo sistema de financiación autonómica y mejorar las relaciones con Cataluña. Un objetivo que exige gestiones discretas que la vicepresidenta está llevando a cabo.

Además, Sáenz de Santamaría blindó un pacto secreto con el PSOE para condonar las deudas de las autonomías, a través de conversaciones reservadas con el extremeño Guillermo Fernández Vara, representante de los socialistas en esa negociación. Un éxito que, sin embargo, aún no se ha difundido, a la espera de las primarias y el congreso federal de los de Ferraz.

Esa gestión, unida a otras en Cataluña que también se han llevado sin publicidad alguna, han consolidado a la vicepresidenta como una “gran negociadora”, aseguran desde Moncloa. Pero todo esto ha tenido un coste de imagen. La vallisoletana ha visto reducidas sus comparecencias públicas, tanto por esa labor silenciosa como por la pérdida de la portavocía del Gobierno.

El Senado se ha convertido en su “altavoz”

Consciente de esta circunstancia, la vicepresidenta ha buscado, según las fuentes consultadas, “otras vías para seguir ejerciendo como portavoz del Gobierno”.

Un cargo que, como ha demostrado el ascenso del ministro Méndez de Vigo en las encuestas de valoración del CIS, es un “altavoz imprescindible” desde el punto de vista mediático. De hecho, el titular de Educación ha pasado del tercero al segundo puesto en el ránking de los favoritos de los españoles

Por otro lado, Sáenz de Santamaría ha multiplicado su presencia en desayunos informativos, presentando varios de ellos, y promueve reuniones de trabajo tanto en su despacho como en visitas oficiales para lograr más atención mediática. En los últimos días ha participado en el Foro América de Europa Press, ha recibido al negociador-jefe para el Brexit y también a los representantes del sindicato CSIF.

No obstante, el principal foro que está empleando la vicepresidenta para actuar como portavoz del Ejecutivo es el Senado. En ese sentido, en el Consejo de Ministros ha sorprendido que, en los últimos meses, Sáenz de Santamaría haya querido acaparar las respuestas de un gran número de preguntas parlamentarias al Gobierno.

Las fuentes consultadas recuerdan que en la Cámara Alta, a diferencia del Congreso, “la oposición hace preguntas al Gobierno pero sin remitirlas a un ministro en concreto”. Esa circunstancia está siendo aprovechada por la vicepresidenta para responderlas ella.

De hecho, destacan altos cargos gubernamentales, Sáenz de Santamaría ya ha acudido en esta legislatura a la Plaza de la Marina “casi más veces que en toda la legislatura pasada”, donde solo se le recuerdan “dos comparecencias importantes”.

Cospedal y Cifuentes tienen más foco mediático

Este cambio de estrategia, encaminado a tener más visibilidad, es interpretado dentro del Gobierno como un intento de la vicepresidenta de mantenerse en la carrera por la sucesión de Rajoy.

Sobre ese aspecto, en Presidencia no han pasado inadvertidas las agendas públicas de dos hipotéticas rivales de Soraya, como son María Dolores de Cospedal y Cristina Cifuentes.

La secretaria general del PP está aprovechando su papel como ministra de Defensa para “reforzar su faceta institucional” y tener una cierta visibilidad. La petición de perdón por el accidente del Yak fue su primer éxito, muy bien valorado mediáticamente. Pero “es noticia muchos días” gracias a sus viajes, tanto por España como en el extranjero. Además, añaden, “ya no se come los marrones de Génova”.

Cristina Cifuentes, por su parte, ha superado con buena nota la crisis desatada en el PP de Madrid por la Operación Lezo, logrando portadas por su contundencia contra la corrupción, y “quitándose de encima a Esperanza Aguirre”. Además, “ha sacado adelante sus Presupuestos con todo en contra”. Unos logros que la sitúan como futura candidata a la presidencia del PP.

De todo ello es consciente Soraya Sáenz de Santamaría que, como sus posibles rivales, no se ha postulado aún para suceder a Rajoy aunque sabe, como Cospedal y Cifuentes, que “su nombre está allí”. Una certeza que, según cargos relevantes del Gobierno, le ha llevado a intentar recuperar el protagonismo perdido… a través del Senado.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·