Jueves 24/08/2017. Actualizado 17:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La tercera vía gana fuerza en el PSOE

Susana Díaz sospecha que Rubalcaba está detrás de la operación “Ni Sú ni Sá”

Se muestra preocupada porque ya perdió contra él en el congreso de 2012. Piensa que el tapado es Patxi López

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Susana Díaz y Alfredo Pérez Rubalcaba han coincidido, durante el último año, en un objetivo común: la salida de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE. No obstante, una vez lograda esa meta, la andaluza vuelve a ver al ex vicepresidente del Gobierno como un enemigo. Tanto, que sospecha de él como el impulsor del movimiento “Ni Sú ni Sá” dentro del partido.

Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Díaz. Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Díaz.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz próximos a Susana Díaz, la presidenta de la Junta intentó, una vez confirmada la dimisión de Sánchez, aunar a las distintas facciones del partido que se habían mostrado contrarias al madrileño. El objetivo era evitar más guerras internas hasta el congreso donde se elegirá al nuevo secretario general.

Por ese motivo, la sevillana aceptó el regreso de los “rubalcabistas” a puestos relevantes del PSOE: dio el visto bueno a la elección de José Blanco como presidente del Comité Federal y al nombramiento de Ramón Jáuregui como nuevo portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo. Dos gestos con los que esperaba tender puentes con el ex vicepresidente del Gobierno.

Y es que, tal y como aseguran personas del entorno de Díaz, la relación de ésta con Rubalcaba nunca fue fácil, y menos con el cántabro al frente del PSOE. Esas rencillas parecían superadas tras la dimisión de Pedro Sánchez y el amago de acercamiento de la andaluza, pero, según estas fuentes, “Alfredo vuelve a moverse por intereses contrarios a los de Susana”.

Impulsor del “Ni Sú ni Sá”

En ese sentido, desde el equipo de Susana Díaz explican que la presidenta de la Junta sospecha que Rubalcaba está detrás del movimiento “Ni Sú ni Sá” que empieza a ganar espacio dentro del PSOE.

Esa corriente, cuya existencia fue adelantada en estas páginas, defiende una candidatura alternativa a la de la propia Díaz y a la de Pedro Sánchez de cara al congreso del partido que se celebrará antes de verano. Está ganando apoyos en diferentes federaciones después de haber sido impulsada desde Madrid y País Vasco.

A ello está contribuyendo, según las fuentes consultadas, Alfredo Pérez Rubalcaba. El ex secretario general “se mueve como pez en el agua” en agrupaciones de importancia de estas dos regiones y, además, “tiene mano en Prisa” para dar más voz a este movimiento, del que se han hecho eco tanto El País como la Cadena SER.

Objetivo: promocionar a Patxi López

Susana Díaz tiene claro, además, que Rubalcaba actúa con un claro objetivo: impulsar la candidatura de Patxi López como el representante de una tercera vía de consenso que acabe con la guerra civil en el PSOE.

La andaluza recuerda que la relación entre el ex ministro del Interior y el ex lehendakari es muy estrecha. Sólo se distanciaron cuando López se mantuvo fiel a Pedro Sánchez en la semana que dimitió en bloque la mitad de la ejecutiva del madrileño.

La situación, sin embargo, ha cambiado ahora: “Patxi se ha desvinculado de Pedro y desde el entorno de Rubalcaba le piden que dé el paso y se presente al congreso. Él nunca ha dejado de aspirar a liderar el PSOE y ahora se deja querer por Alfredo”.

El congreso de 2012 que preocupa a Díaz

Los movimientos de Alfredo Pérez Rubalcaba tienen intranquila a Susana Díaz porque la andaluza conoce “el poder orgánico” que aún mantiene el ex vicepresidente del Gobierno dentro del PSOE y, también, por el precedente del congreso de 2012.

En ese cónclave, ambos se enfrentaron –Rubalcaba como candidato a la secretaría general y Díaz como número dos de Chacón-, y la sevillana cayó derrotada, además, por los votos de una buena parte de los delegados andaluces. Ahora, si Sánchez finalmente da un paso atrás, será ella la que tendrá que enfrentarse contra un Patxi López que contaría con el respaldo del ex ministro.

Otros dirigentes del PSOE andaluz se consuelan, sin embargo, recordando otro precedente más favorable para Díaz: el congreso extraordinario de 2014. En esa ocasión, la presidenta de la Junta logró que su candidato –Pedro Sánchez- se impusiera a Eduardo Madina, al que apoyaba Rubalcaba.

Ahora, las cosas han cambiado. “Susana va a ser cabeza de cartel” mientras que “Alfredo se mantendrá en la sombra”. Una disparidad de papeles que va a provocar un mayor desgaste para la andaluza.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·