Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Tregua de ETA: el CNI, que tiene controlado a Josu Ternera, no sabe si el negociador está marginado por la banda o interpreta un “papel”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno recibió, en las conversaciones de mediados de diciembre que encabezó Josu Ternera, “garantías” de que la tregua no iba a ser rota por ETA. Tras el atentado de Barajas, la pregunta es si el dirigente etarra era sincero, o si, por el contrario, sabía lo que iba a pasar pero interpretó un “papel”.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que está volcado en los análisis sobre la marcha del proceso de paz, aún no tiene claro si de verdad Josu Ternera había sido “engañado” por la dirección etarra, y por eso se expresó de esa forma en las conversaciones últimas, o, por el contrario, estaba al cabo de la calle de lo que iba a ocurrir en la Terminal 4 y lo que hizo en el encuentro de Turquía fue actuar de cara a la galería.

Fuentes que tienen relación con el CNI explican a El Confidencial Digital que Josu Ternera está bastante controlado, y más en concreto sus comunicaciones. En el Centro saben todo lo que el etarra dice cuando habla por teléfono, incluso utilizando, como hace, varios números.

De acuerdo con esas escuchas, Ternera siempre se pronuncia, cuando comunica con otros interlocutores, en el sentido de que él es partidario de negociar con el Gobierno el final de la violencia, de modo que la llamada izquierda abertzale entre en la vía de la lucha democrática y las urnas.

Pero también comentan en el CNI que esa posición no resulta fiable cien por cien, en la misma medida en que el propio Ternera conoce que está controlado. “Él sabe que le estamos escuchando, y por tanto no tenemos seguridad de que ésa sea su verdadera posición”.

Miembros del Centro comentan que el etarra siempre puede recurrir, para conversaciones más comprometidas, a teléfonos no localizados, por ejemplo, terminales con tarjeta de prepago y que se usan una sola vez, porque después hay que tirarlos por motivos de seguridad.

·Publicidad·
·Publicidad·