Viernes 30/09/2016. Actualizado 14:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero se ha reconciliado con Gregorio Peces Barba gracias a un improvisado nombramiento como Alto Comisario

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las relaciones entre Rodríguez Zapatero y Peces Barba no eran muy cercanas en los últimos tiempos. La consideración mutua se mantenía, pero la fluidez del contacto había quedado rebajada, especialmente porque el Rector de la Carlos III consideraba que lo habían marginado. Ahora, el nombramiento como Alto Comisario para las Víctimas del Terrorismo ha reconciliado a los dos políticos.

Las relaciones entre Rodríguez Zapatero y Peces Barba no eran muy cercanas en los últimos tiempos. La consideración mutua se mantenía, pero la fluidez del contacto había quedado rebajada, especialmente porque el Rector de la Carlos III consideraba que lo habían marginado. Ahora, el nombramiento como Alto Comisario para las Víctimas del Terrorismo ha reconciliado a los dos políticos. El motivo del distanciamiento estaba sobre todo de la parte de Gregorio Peces Barba, que estimaba que el Presidente del Gobierno no le había dado ningún papel relevante en la nueva situación, ganadas las elecciones y con el PSOE ya en el Gobierno. La sensación que tenía era de que, a pesar de lo que había colaborado con Zapatero y su equipo, le habían dejado fuera. Con especial amargura recibió el Rector de la Carlos III la elección de Francisco Tomás y Valiente para "pilotar" la próxima reforma de la Constitución, a través del nombramiento para presidir el Consejo de Estado. Peces Barba habría deseado tener él ese encargo, dada su trayectoria como jurista, ex Presidente del Congreso y, sobre todo, como "padre" de nuestra Carta Magna. Estimaba que tenía títulos suficientes. El nombramiento ahora como Alto Comisario ha sido una decisión que no estaba en la agenda de Rodríguez Zapatero, y que —según todos los indicios- ha sido improvisada a última hora, a modo de conejo sacado de la chistera. Un gesto que recuerda la decisión de Felipe González cuando, en plenas acusaciones de corrupción, para salvar la cara recurrió al "fichaje" de varios jueces, uno de ellos Baltasar Garzón.