Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero estudia convertir Instituciones Penitenciarias en una Secretaría de Estado por las nuevas competencias: violencia de género y tráfico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dirección general de Instituciones Penitencias recibe cada vez más competencias. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está barajando ahora la posibilidad de elevar su rango y convertirla en Secretaría de Estado.

El cambio de Instituciones Penitencias deberá tomarse en consideración cuando Zapatero nombre al que será su Gobierno, pues el actual Ejecutivo se encuentra en funciones. Como decimos, se trata de una posibilidad que se está estudiando en Moncloa y que ya ha llegado a algunos despachos del Ministerio del Interior y de la dirección general de Prisiones.

Las fuentes consultadas por El Confidencial Digital recuerdan que Instituciones Penitenciarias ha ido absorbiendo con el tiempo un número cada vez más creciente de competencias: ya no se trata sólo de coordinar a los más 20.000 funcionarios de prisiones y 50.000 internos que hay en España (sin contar el territorio de Cataluña, que tiene trasferidas las competencias en materia penitenciaria); la institución también tiene plenas competencias sobre los presos en libertad condicional y sobre aquellos que se acogen al sistema de penas alternativas.

Además, durante la pasada legislatura, se aprobaron dos leyes nuevas –la Ley Integral contra la Violencia de Género y la Ley de Seguridad Vial- que están ralentizando aún más el sistema penitenciario nacional.

Esta excesiva carga de funciones ha llevado al Gobierno a plantearse la conveniencia de adoptar esta medida. Hay que recordar que Instituciones Penitencias ya fue en su día una secretaría general dependiente del Ministerio de Justicia.

En 1993, Antonio Asunción decidió adaptar el puesto y convertirlo en la Secretaría de Estado de Asuntos Penitenciarios para compatibilizar esta función con el escaño que ocupaba en el Congreso de los Diputados –ser secretario general y diputado no es compatible. Asunción fue sucedido en el cargo por la asturiana Paz Fernández-Felgueroso.

Con la llegada de José María Aznar al Gobierno, en 1996, el Ejecutivo del Partido Popular decidió reconvertir Instituciones Penitenciarias en dirección general, denominación que se mantiene hasta hoy.