Sábado 25/10/2014. Actualizado 11:15h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

Política

Una cena secreta Zapatero y Urkullu, a solas y en La Moncloa, la clave para el anuncio de su retirada. A cambio del apoyo del PNV, ZP ha prometido ampliar aún más el Estatuto vasco

¿Por qué José Luis Rodríguez Zapatero decidió anunciar el sábado, en el comité federal de ese día, la renuncia a ser candidato en las generales de 2012? La clave última está en una cena secreta que celebraron el lunes anterior, en La Moncloa, el presidente del Gobierno y el presidente del PNV. Tras esa velada pudo ya anunciar que no se presentaba.

Tal como ha relatado ECD -véalo aquí-, antes de revelar sus intenciones, Zapatero quiso tener la total garantía de que iba a poder acabar la legislatura, y eso pasaba por asegurarse de que el Partido Nacionalista mantendría su apoyo parlamentario hasta 2012. Lo logró en esa reunión mano a mano con Íñigo Urkullu.

El Confidencial Digital ha podido conocer, por fuentes de máxima confianza del presidente del Gobierno, cómo se fraguó la decisión de anunciar su adiós en el comité federal convocado para el sábado, día 2, en la sede de Ferraz:

-- A finales de la pasada semana, Zapatero y Urkullu establecen contacto telefónico. Tal y como se contó en estas páginas, el presidente le pidió explicaciones por la reunión que el líder del PNV había mantenido con el presidente del PP, Mariano Rajoy).

-- Ambos dirigentes deciden que tienen que verse en persona. Zapatero le propone una cena privada y en la intimidad, en La Moncloa.

-- La velada se celebra ese mismo lunes, 28 de marzo, en un lugar poco habitual para encuentros de carácter político: la residencia privada del presidente del Gobierno, en el complejo de La Moncloa, una zona reservada exclusivamente para visitas muy personales.

-- En la cena estuvieron los dos solos, mano a mano.

-- A principios de semana, Zapatero aún tenía dudas sobre cuándo y dónde debía anunciar su renuncia a ser el candidato socialista en 2012. No tenía claro cómo hacerlo. En ese momento, su opinión era esperar a conocer los resultados de las elecciones municipales y autonómicas de mayo para, después, pasar el testigo a un sucesor elegido en primarias.

-- A lo largo de la cena en La Moncloa, el anfitrión exigió a su socio parlamentario preferente que el hecho mismo de ese encuentro se mantuviera en secreto. Fue la misma indicación que recibió en agosto, cuando Gobierno y PNV se entrevistaron por primera vez –ver noticia-.

-- La reunión se prolongó más de tres horas.

-- El menú que se sirvió en la residencia presidencial fue el siguiente: crema de calabaza, medallones de pescado y macedonia de frutas.

-- Zapatero y Urkullu abordaron también temas de la actualidad informativa, como el nacimiento de Sortu. El líder nacionalista vasco dijo que, a pesar de la decisión del Tribunal Supremo de no legalizarlo, Sortu debería ser legal. “Sus estatutos cumplen la ley de partidos y eso es lo que cuenta”.

-- Urkullu añadió que espera que el Tribunal Constitucional ‘corrija’ la decisión de la sala del 61, y que sería bueno para la democracia y para la desaparición de ETA que la izquierda ‘abertzale’ esté en las elecciones.

-- El presidente del Gobierno le anunció durante la cena una importante información que le había transmitido el vicepresidente Rubalcaba: al día siguiente, El País iba a publicar las actas de ‘Thierry’, que incautó al dirigente etarra la Guardia Civil. El martes, efectivamente, el diario abrió su edición con dichos documentos. Urkullu lo sabía con antelación.

-- Otro tema que comentaron: en los próximos días se transferirán al País Vasco nuevas competencias. Los interlocutores se felicitaron por la excelente sintonía entre ambos tras el acuerdo firmado hace unos meses y que se está cumpliendo a rajatabla.

-- También hablaron de Libia. Zapatero agradeció especialmente a Urkullu que el PNV apoyara al Gobierno en el Pleno del Congreso sobre la intervención militar.

Terminar la legislatura

Sin embargo, el tema que más tiempo ocupó durante la cena fue la sucesión de Zapatero.

Íñigo Urkullu ratificó ante el presidente del Gobierno el compromiso del PNV de apoyarle hasta el final de la legislatura. “No vamos a romper el acuerdo, quédate tranquilo”, le transmitió el líder del PNV.

Tras escuchar esta garantía en boca de su principal socio, Zapatero vio despejado su mayor temor: pasara lo que pasara, no tendría que adelantar las elecciones. Es decir, garantizado el apoyo en el Congreso del PNV, podrá completar la legislatura hasta el final y acometer sin problemas las reformas que tiene planeadas.

Fue en esa noche y en la mañana del martes 29 cuando Zapatero decidió finalmente no presentarse. Así se lo transmitió ese mismo día a Alfredo Pérez Rubalcaba, Carme Chacón, Manuel Chaves, José Antonio Alonso y Cándido Méndez.

Ampliar aún más el Estatuto Vasco

Un dato muy relevante de lo ocurrido en la cena de La Moncloa es un compromiso de Zapatero con Urkullu: el Gobierno desarrollará aún más el Estatuto de autonomía del País Vasco, un texto que se paralizó en la legislatura de Juan José Ibarretxe.

Concretamente, el jefe del Ejecutivo se comprometió a que en el futuro se transferirán más competencias a Euskadi. Es decir, que el Estatuto Vasco será ampliado.

Incluso, Zapatero ha dejado la puerta abierta a que el pacto Gobierno-PNV se prolongue más allá de las generales de 2012. Con eso, si el PP no obtiene la mayoría absoluta, el candidato socialista podría recibir los votos de los diputados del PNV y hacerse con la Presidencia. Según las fuentes a las que ha tenido acceso ECD, Urkullu valoró positivamente este ofrecimiento.

Las fuentes consultadas añaden que Alfredo Pérez Rubalcaba fue informado inmediatamente por Zapatero del contenido de su larga conversación con Urkullu en La Moncloa.

Es conocido que el vicepresidente primero también mantiene una sintonía muy cercana al líder del PNV.

Malestar en el PSE

El encuentro con Urkullu no ha sido bien recibido entre los socialistas vascos. En el PSE están viendo que es el PNV quien está gestionando y decide la política en el País Vasco.

Ellos tienen en sus manos las decisiones del futuro de Euskadi”, se escucha en el partido, y el Gobierno vasco, en cierta medida, “está siendo puenteado”. Las transferencias las está consiguiendo el PNV.

·Publicidad·
·Publicidad·
· Artículo más leído ·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·