Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los silbidos a Zapatero preocupan en La Moncloa, por eso están limitando su presencia en la calle, y también los abucheos a la vicepresidenta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Preocupan los silbidos que está recibiendo últimamente Rodríguez Zapatero. Lo reconocen tanto en la sede del PSOE como en los entornos de Presidencia del Gobierno, donde inquietan que estas situaciones vuelvan a producirse, y por tanto se están tomando medidas para que no ocurra.

Los últimos episodios de gritos y silbidos se han registrado con ocasión de ceremonias fúnebres por la muerte, o bien de soldados, o bien de miembros de la Guardia Civil, como fue el caso de los dos agentes asesinados por ETA en Capbreton (Francia).

Los asesores de Zapatero han llegado a la conclusión de que es prácticamente imposible que en estos actos abiertos no haya pitos al presidente, como ocurrió en el patio de la dirección general de la Guardia Civil, o que no se registren en la calle, al salir, como sucedió en este mismo caso cuando se le vio en la calle Guzmán el Bueno. También ocurrió en la Carrera de San Jerónimo, con motivo del Pleno del Congreso.

La “solución” ha sido tomar todas las medidas para impedir la presencia normal de público, ni en el acto concreto, ni en las inmediaciones. Así se aplicó con el funeral por el guardia civil Fernando Trapero: se organizó en el Colegio de Guardias Jóvenes, en Valdemoro, a puerta cerrada, sin presencia de público. Incluso se vetó la entrada ese día al personal que trabaja en el centro.

La inquietud alcanza también a los abucheos que está cosechando igualmente la vicepresidenta, singularmente en sus desplazamientos a Valencia, donde es cabeza de lista del PSOE. Cada vez que María Teresa Fernández de la Vega pisa la capital del Turia y está al alcance de la gente, cosecha una buena pitada.

Fuentes cercanas a La Moncloa comentan que el problema no es tanto que se produzcan esos incidentes, que sobre el terreno tienen un alcance minoritario, sino el hecho de que esos espectáculos se vean después en los informativos de las televisiones, con lo que se magnifica el suceso y se ve en toda España.