Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero da por hecho que no habrá pacto PP-PSOE sobre el “Estatut” pero anuncia “más talante”, también en inmigración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un presidente del Gobierno muy sensible con el problema del hambre en África y convencido de que Marruecos hace todo lo que está en su mano para evitar el drama de “la valla”, se comprometió a viajar a Ceuta y Melilla y da por hecho que no habrá acuerdo en Madrid con el PP para la “reforma” de la reforma del Estatuto catalán.

Con motivo de los desayunos que celebra Europa Press, el madrileño Hotel Villa Magna se llenó de cámaras, periodistas, políticos y empresarios congregados en torno a la figura de Zapatero, que aprovechó la gran afluencia de público para mostrar su faceta de poeta: “mi patria es la libertad”, confesó después de haber afirmado: “yo no soy nacionalista”.

 

Frente al Presidente del Gobierno tomaban café, en la mesa central, dos grandes amigos como José Bono y José Blanco, además de López Aguilar y Conde Pumpido, Javier Rojo y Constantino Méndez. Sólo una mujer dio cuota: Esperanza Aguirre, “rara avis” entre tanto socialista que, por cierto, abandonó el acto antes de que terminara, justo después de que Zapatero hubiera alertado del peligro de los falsos patriotas, en clara alusión al PP.

 

Entre la clase empresarial destacó la cúpula de Telefónica. El mismo César Alierta actuó de maestro de ceremonias y presentó, ante los comensales, al Presidente del Gobierno. Otros asistentes del sector privado fueron: Florentino Pérez (a pesar de que el orador era del Barça), Santiago de Ybarra (Vocento), López Isla (Unión Fenosa), Sánchez Galán (Iberdrola), Villar Mir (OHL) y Juan Luis Cebrián, entre otros.

 

De la “rex pública” no quisieron faltar Trinidad Jiménez, Rafael Simancas, Pedro Zerolo, Gaspar Llamazares, Leire Pajín, Carmen Caffarel, Manuel Soriano y Fernando Moraleda, que se estrenó como nuevo secretario de estado de Comunicación en un “cara a cara” entre Zapatero y los medios.

 

El jefe del Ejecutivo centró su intervención en tres temas principales: el Estatuto de Cataluña, la valla fronteriza entre España y Marruecos, y una larga lista de logros económicos y sociales conseguidos por su equipo en año y medio de Gobierno.

 

Sobre el Estatuto catalán afirmó: “Ni rechazo formal ni aceptación a ciegas; ni son las tablas de la ley ni una piedra arrojadiza; es un proyecto para debatir en democracia”. Con esta frase resumía cuál es la actitud del Gobierno ante el texto presentado ayer en la Carrera de San Jerónimo. Añadió que no se puede responder con la parálisis o el portazo, y que “el camino” es el diálogo y “el espíritu”, la voluntad de pacto, evitando el rechazo por principio y la sordera ante la argumentación.

 

Preguntado sobre si considera a Cataluña, País Vasco y Galicia como naciones, Zapatero realizó un complicado circunloquio para evitar el “sí” o el “no”.

 

Igualmente destacó que el Estado de las Autonomías ha sido un gran éxito, ya que ha garantizado el respeto a las identidades, ha permitido liberar las energías de muchos territorios y ha dado como resultado un mayor equilibrio y solidaridad a favor de las comunidades menos desarrolladas.

 

Por lo dicho este jueves, a Zapatero no le importa dejar fuera al PP de la negociación de las enmiendas al texto emanado por el Parlamento catalán que previsiblemente se discutirán en Madrid. Dio la impresión de que el Presidente da por hecho que el PP quedará fuera: “el PP siempre dice que no, ya lo hizo con la Ley Orgánica de Defensa Nacional”.