Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Tres derivadas del viaje de Zapatero a Berlín en avión oficial: Sonsoles, patrona de la Fundación Barenboim, Felipe González y Chaves

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero y Felipe González mantienen una relación distante desde hace muchos meses, según reconocen en privado quienes les siguen de cerca. Pero esto no siempre ha sido así. El reciente viaje del presidente a Berlín, en avión oficial, a un concierto donde cantaba su mujer recuerda un suceso de hace dos años que lo demuestra.

Según ha desvelado esta semana la Cadena COPE, el pasado sábado el presidente del Gobierno volvió a utilizar un avión oficial para un viaje estrictamente privado. El destino fue Berlín y el motivo de la visita, la actuación de su esposa, Sonsoles Espinosa.   Zapatero voló por la tarde y con el tiempo justo para llegar al concierto que ofrecía Daniel Barenboim al frente de la orquesta West-Eastern Divan, compuesta por jóvenes músicos israelíes y palestinos, en la Philharmonie de la capital alemana. El jefe del Ejecutivo volvió esa misma noche a España.   Según desveló la emisora, el equipo de Zapatero dio a la Embajada la consigna de mantener el carácter privado de la visita y sin dar cuenta de ella a los medios de comunicación. Además se informó de que el presidente del Gobierno contó con la compañía del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves.   Sin embargo, la afición del inquilino de La Moncloa a los conciertos de Barenboim no es nueva y le viene a través de su mujer. El 26 de julio de 2004, los municipios de Huelva y Sevilla padecieron el incendio de Minas de Riotinto, con 30.000 hectáreas arrasadas y dos muertos. Pues bien. Mientras se desataba aquella tragedia –el incendio tardó en ser controlado tres días-, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, la esposa del presidente del Gobierno, Sonsoles Espinosa, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, asistían en la capital andaluza a un concierto de “El Taller del Divan 2004”, dirigido precisamente por Daniel Barenboim.   Curiosamente, a la velada musical también asistió el ex presidente del Gobierno, Felipe González Márquez. Rodríguez Zapatero llevaba por entonces tan sólo tres meses al frente del Ejecutivo y la relación entre los políticos del PSOE todavía no se había deteriorado.   Hay que decir que Felipe González es un seguidor incondicional de Daniel Barenboim y un firme impulsor de su trayectoria musical, apoyada también –como decimos- por otro de los socialistas insignes que estuvieron en el concierto de Berlín de la semana pasada, Manuel Chaves.   De hecho, el 27 de julio de 2004, un día después de desatarse el incendio en las Minas de Riotinto, el presidente andaluz y Daniel Barenboim firmaron el acta de constitución de la Fundación Barenboim-Said, que tiene su sede en un centro que la Consejería de Cultura de la Junta posee en la sevillana calle de San Luis.   La Junta de Andalucía se comprometió en su día a financiar totalmente los tres millones de euros de presupuesto de esta institución, si no se encontraban eventuales patrocinadores. La esposa de José Luis Rodríguez Zapatero, Sonsoles Espinosa, fue nombrada patrona de la Fundación, y Felipe González también fue incluido entre los promotores.   Así mismo, comenzaron formando parte de este patronato el secretario de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica del Ministerio del ramo, Bernardino León Gross; los viceconsejeros de Presidencia y Cultura de la Junta, Juan Antonio Cortecero y José María Rodríguez, respectivamente; la secretaria General Técnica de la Junta, Lidia Sánchez; el profesor Yaron Ezrahi, Mustafá Barghouti y Saleem Abboud Ashkar.