Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Govern no ha hecho caso al Banco de España

El agujero de Cataluña es 1.318 millones de euros mayor

La Generalitat ha anunciado un déficit de 4.400 millones pero la cifra real alcanza los 5.700 por inversiones anota de 2013

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristóbal Montoro y Oriol Junqueras mantuvieron este viernes una reunión en Hacienda en la que el consejero de Economía catalán volvió a insistir en la necesidad de que el Estado financie la deuda de la Generalitat con 1.600 millones del Fondo de Liquidez Autonómica. El Gobierno central sostiene que ese agujero económico viene provocado por un déficit que es más elevado de lo que se ha dicho.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. Oriol Junqueras y Carles Puigdemont.

Esta semana, en los días previos al encuentro entre Montoro y Junqueras, se ha difundido, a través de algunos medios de comunicación, que el déficit de Cataluña, al cierre de 2015, se situaba por encima de los 4.000 millones de euros. El dato, según explican a El Confidencial Digital  fuentes gubernamentales, “sale de los propios Presupuestos de la Generalitat”.

Exactamente, Cataluña cifra su déficit en 4.400 millones, resultantes de los 1.440 previstos para gastos y en 3.000 más de ingresos no facturados. Por tanto, la Generalitat asegura tener un déficit del 2,2% del PIB, un punto y medio por encima del objetivo del 0,7%.

Hay 1.318 millones ocultos

Pero los datos aportados por la Generalitat no coinciden con los del Gobierno central, que contabiliza otros 1.318 millones en el déficit final de Cataluña el año pasado.

Esa cifra procede de contratos con inversión mixta (pública y privada) destinada a carreteras y centros penitenciarios. La Generalitat llegó a un acuerdo con las empresas adjudicatarias para realizar una “financiación diferida” (sic). Es decir: abonar poco a poco el gasto de esas obras para que no computara como deuda.

La fórmula, que se viene desarrollando desde la época del tripartito, es aceptada por Economía y la Unión Europea, pero no está exenta de una serie de exigencias. Y una de ellas, es la de hacer públicos los contratos. Pues bien, la Generalitat ha incumplido este apartado. Cuando el Banco de España lo ha detectado, ha imputado esos 1.318 millones, pendientes de pago desde 2013, a los Presupuestos de 2015.

De esta forma, el déficit real de la Generalitat se sitúa por encima de los 5.700 millones de euros, un 2,9% del PIB. Un porcentaje que, además, podía haber sido más elevado si no llega a producirse, en el último año, un crecimiento del producto interior bruto por encima de los esperado: del 2% previsto se ha pasado al 3,7% con el que se cerró el ejercicio.

Cataluña “ha mentido” en sus Presupuestos

Pero ha habido otra anomalía. Las fuentes gubernamentales consultadas por ECD explican que la Generalitat, además de ocultar este gasto extra al cierre de 2015, falseó los propios Presupuestos Generales de la región del año anterior. Contabilizó unos ingresos que no iba a recibir y, además, “los cambió de nombre” cuando los enviaron a Madrid. El ejecutivo catalán dio como seguros:

-- 2.500 millones de deudas del Estado.

-- 545 millones no cobrados del Impuesto de depósitos bancarios.

-- 340 millones de ventas de inmuebles no materializadas.

Pues bien. Según explican desde el Gobierno, el concepto de “deudas del Estado” para cuadrar con 2.500 millones el presupuesto, no existía en el documento que la Generalitat envió a Economía el año pasado. En su lugar, ponía “ventas de bienes inmuebles e ingresos patrimoniales”, ya que “ellos sabían que nosotros rechazaríamos que esa partida procediera de deudas del Estado”.

Así las cosas, “la Generalitat falseó sus cuentas y, por tanto, la previsión de déficit”. Un déficit que, además, ha resultado ser mucho más elevado.