Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los artificieros de la Ertzaintza encuentran datos relevantes en la bomba-barril de Getxo: muy bien confeccionada y casi lista para estallar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los expertos en desactivación de explosivos continúan investigando el hallazgo de un barril de cerveza cargado con unos 30 kilos explosivos en la localidad vizcaína de Getxo. La policía autónoma vasca está encontrando algunas pistas de gran relevancia.

El artefacto se encontraba en un camino poco transitado en el paraje conocido como Estrada de Diliz (Código Postal, 48990). Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, lo primero que ha llamado la atención de los expertos es que se trata de una bomba “muy bien confeccionada”.

Del tonel metálico sobresalía el cordón detonante que, una vez conectado a algún temporizador, el artefacto explosivo estaría listo para ser utilizado en cualquier momento.

La Ertzaintza baraja en este momento dos posibilidades. La ausencia de un objetivo cercano lleva a la Ertzaintza a la hipótesis de que se pueda tratar de una entrega entre miembros de la banda terrorista ETA ante un posible atentado inminente.

La segunda opción que todavía no se ha descartado es que se trate de una bomba trampa con la intención de causar víctimas mortales.

El barril contenía en su interior unos 30 kilos de amonal o amosal. Las fuentes consultadas explican que en caso de tratarse del segundo compuesto –utilizado históricamente por la banda- la intención no sería otra que la de acabar con vidas humanas. Se descartaría, en este caso, que el objetivo del explosivo fuera una estructura (un edificio o similar).

Una vez que la Ertzaintza encontró el barril, la policía autónoma sometió a interrogatorio a dos personas: un casero de la zona que fue quien avisó a la Policía Municipal del hallazgo, y un ciudadano portugués, alto, delgado y que también se encontraba en ese momento en la zona.