Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El robo de placas de matrículas en un concesionario de Oyarzun mantiene en vilo a las Fuerzas de Seguridad, que no descartan la autoría de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las Fuerzas de Seguridad han sufrido un nuevo sobresalto con el reciente robo de placas de matrículas en un concesionario de Oyarzun. La investigación realizada por la Ertzaintza parece decantarse por la delincuencia común pero no se descarta aún una posible autoría de ETA. La tensión entre la fuerzas de seguridad se disparó en los primeros momentos.

El viernes 24 de noviembre, durante la madrugada, unos desconocidos asaltaron un establecimiento de la marca de vehículos Ford en Oyarzun (Guipúzcoa), de donde sustrajeron cerca de una docena de placas de matrículas. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital en fuentes de la lucha antiterrorista el robo desconcertó durante los primeros días a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que todavía hoy no descartan totalmente la autoría de ETA.

El suceso ha sido desconcertante por el ‘modus operandi’ y el material sustraído. Unos individuos forzaron el acceso al concesionario de vehículos situado a la altura del Km. 469 de la carretera Nacional Madrid-Irún, a la altura de Oyarzun. De allí sustrajeron once o doce placas de matrículas, según las versiones consultadas. Lo extraño del caso es que las placas robadas, de modelos ‘Focus’ y ‘Transit’, ya estaban troqueladas y por tanto ‘quemadas’ para cualquier intentona terrorista.

La investigación del robo ha recaído en la Ertzaintza por demarcación, pero otros Cuerpos de Seguridad estuvieron durante días preocupados por su autoría, toda vez que no se descartaba totalmente la implicación de la banda terrorista ETA.

Según los datos recogidos por ECD en fuentes policiales, la banda dispone al menos de cuatro troqueladoras por lo que suelen estar más interesados en la obtención de placas nuevas, y no troqueladas. Una matrícula ya numerada es inservible. El objeto de falsificar placas es ‘doblar’ números de identificación de vehículos.

El método de duplicar las placas pasa por robar un vehículo y posteriormente tomar nota de la matrícula de otro coche del mismo modelo, color, características y año que circule libremente. Es entonces cuando se fabrica una placa con ese número. Al no constar como robado hace que se pueda circular con relativa tranquilidad en el coche que fue sustraído sin levantar sospechas.

La Ertzaintza ha confirmado a éste medio el robo, pero aclara que las investigaciones aún siguen en marcha y no se pueden facilitar datos sobre la misma. El transcurso de los días va haciendo más improbable la posible autoría de ETA. Lo usual es que la banda use ese material en un atentado inmediato tras el robo, y aún así sería extraño en los modos de actuar de los terroristas que, además, cuando roba placas lo suele hacer ‘a lo grande’.

El 16 de marzo de 2006, días antes de declarar el "alto el fuego permanente", tres miembros de la banda terrorista robaban dos troqueladoras y cerca de 30.000 placas de matrícula en una empresa de fabricación de placas y accesorios de automóvil en Replonge, una localidad del departamento francés de Ain, a 70 kilómetros de Lyon.