Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El defensor de “El Solitario” da una estrambótica rueda de prensa en la que incluso se contradice consigo mismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La presencia apabullante de periodistas en el Hotel Gran Velázquez de Madrid para escuchar a José Mariano Trillo-Figueroa, el polémico hermano del ex ministro Federico Trillo-Figueroa, se saldó con los reproches de algunos redactores al letrado por intentar fabricar una coartada en la que el presentó a su cliente, Jaime Jiménez Arbe, como un justiciero a lo Curro Jiménez y en la que implicó al ex general Rodríguez Galindo y al ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Las comparecencias de José Mariano Trillo-Figueroa -también abogado de Emilio Rodríguez Menéndez, ahora en prisión- ante la prensa no suelen pasar inadvertidos. Pero, la que celebró ayer en el céntrico hotel madrileño fue calificada por los numerosos periodistas que asistieron como “delirante, paranoica y un disparate”.

El letrado apareció en la sala habilitada para la cita pasadas las once y media. Entonces, el ambiente ya estaba caldeado por un retraso de media hora. Trillo-Figueroa, vestido con un sencillo traje oscuro, aseguró hablar en nombre de su cliente. Lo hizo sin guión, repitiendo ideas y confundiendo argumentos que fueron recibidos con susurros y risas de redactores y cámaras. Esto es síntesis lo que dijo:

-- A Jaime Jiménez Arbe no le gusta que le llamen “El Solitario”. El presunto delincuente prefiere que le llamen Curro Jiménez porque, según él, si robaba bancos, era para "liberar al pueblo español" por “los atracos” que cometían con la gente, aunque ahora lo iba a dejar para “trabajarse” las aseguradoras.

-- Jiménez, que fue detenido el mes pasado en la localidad portuguesa de Figueira da Foz, no quiere que ser extraditado a España, asegura, “hasta que se limpie su imagen y su fama” (aunque el motivo real, como sugirieron algunos periodistas, es que aquí debe ser juzgado por asesinato). Su abogado, sin embargo, niega que “haya matado a alguien”. Según él, al policía local de Vall d'Uxo, Castellón, lo mató otro agente de forma accidental y a los dos guardias civiles de Castejón, Navarra, les quitó la vida un compañero suyo vinculado a la "mafia marsellesa", cuya identidad no puede dar a conocer.

-- Según el letrado, su cliente tiene coartada. Al parecer, días antes del atraco de Castejón, el doctor Guillén -el cirujano de los jugadores del Real Madrid- lo operó de una rodilla. 'El Solitario' afirma que se enteró por la radio y que pensó: "Ha sido ETA", ya que en ese momento se encontraba en un polígono de Cogullada (Zaragoza).

-- El delincuente es un "atracador profesional" instruido en los años ochenta por la "mafia marsellesa".

-- El abogado explicó que su cliente entró por primera vez en la cárcel en 1972, con dieciséis años, por robar en una tienda de música de Madrid. El hecho de pasar nueve meses en prisión fue una "ruina vital" para él que le ha marcado para el resto de su existencia.

-- A partir de entonces mantuvo una “doble vida” que desconocían tanto las tres mujeres con las que convivió, como sus tres hijos.  Trabajaba en cosas “normales”.

-- La sala explotó en una carcajada cuando el letrado explicó hace 11 años en Zafra, después de que el Solitario perpetrara uno de sus atracos en la Caja de Ahorros, una patrulla de la Guardia Civil lo confundió con un pastor, pues viajaban en el mismo modelo de coche, y lo tirotearon. Este incidente fue ocultado por el ex general de la Guardia Civil, Enrique Rodríguez Galindo, en connivencia con el ex presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Los periodistas, inútilmente, intentaron reconducir la rueda de prensa intentando saber si la acusación contra Rodríguez Ibarra y Rodríguez Galindo las hacía su cliente o él mismo o si, realmente, era Rodríguez Menéndez quien le había “conseguido” el nuevo cliente. La más incisiva, la del periodista de la cadena COPE, Juan Baño, que dijo no entender por qué el abogado no acudía a los tribunales españoles en lugar de a los medios y le reprendió por definir al presunto asesino como “un tío con cojones”.

En este momento, la cita fue interrumpida por el redactor de TVE que “entró en antena” para su programa. El mismo redactor ya había sido abucheado por sus compañeros por el mismo motivo y por las continuas llamadas que recibía a su móvil. Entonces, muchos periodistas no aguantaron más el espectáculo y abandonaron la estancia.