Viernes 09/12/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Anunció que se marcharía tras las generales del 20-D

La dirección del PP está deseando que Arriola desaparezca

Le acusan de “pasar” del equipo de campaña: no se reunió con ellos, no les pasaba datos de encuestas, y de aferrarse ahora al cargo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Arriola anunció, antes de las elecciones generales, que dejaría su trabajo como asesor de Rajoy una vez celebrados los comicios del 20 de diciembre. En Génova se esperaba que, durante la campaña, compartiera con el partido los datos demoscópicos que manejaba. Sin embargo, esa colaboración nunca se dio. Como tampoco se ha producido ahora su marcha de Moncloa.

Pedro Arriola. Pedro Arriola.

Según cuentan a El Confidencial Digital dirigentes nacionales del PP, la ejecutiva del partido está “más que harta” de Pedro Arriola. El sociólogo de referencia para Mariano Rajoy no ha cumplido, en opinión de estos altos cargos, con lo prometido antes de las elecciones: “Ha pasado del PP y solo se ha preocupado de aferrarse al cargo”.

No colaboró con Génova

La principal crítica que desde Génova hacen contra Pedro Arriola es su “absoluta falta de colaboración” con la dirección nacional del PP durante las semanas previas a las elecciones y en la planificación de la campaña electoral.

En este sentido, las fuentes consultadas aseguran que el asesor de Rajoy se guardó para sí todos los cálculos demoscópicos de que disponía: “Nos enterábamos de sus previsiones por lo que nos decía el presidente, pero él fue incapaz de contactar directamente con nosotros para informarnos”.

Además, Arriola jamás quiso consensuar con el equipo de campaña la estrategia a seguir ni los lemas y mensajes que debían repetir los dirigentes para pedir el voto al PP: “Él actuaba por un lado y nosotros por otro, lo que dificultaba una postura común de cara a los electores”.

Mala relación con Moragas

Consciente de estos problemas de comunicación entre Moncloa y Génova, Moragas impulsó el llamado “equipo de unidad del mensaje”, integrado por representantes del partido y del Gobierno, para intentar cohesionar argumentos y estrategias. El trabajo del director de campaña fue “fundamental”, según los dirigentes del partido consultados, para “salvar los muebles”.

No obstante, esa iniciativa podía haber sido mucho más valiosa si Pedro Arriola hubiese decidido tener una comunicación más fluida con Moragas. Durante toda la campaña, solo hablaron dos veces, y el sociólogo de Rajoy “siempre dio largas” cuando se le pidió celebrar reuniones estratégicas en profundidad.

De hecho, según cargos del PP, el asesor del presidente jamás recibió, durante la campaña, a Moragas en su despacho: solo se vio con dos colaboradores del jefe de gabinete de Rajoy, a los que aportó una serie de previsiones demoscópicas sobre la evolución del partido en las semanas previas a la cita con las urnas.

Su futuro depende de Rajoy

La indignación de los dirigentes nacionales del PP con Pedro Arriola ha ido a más después de las elecciones, cuando, incumpliendo lo anunciado previamente, ha decidido mantenerse como asesor personal de Mariano Rajoy.

Sin embargo, desde Génova consideran que esta postura es “solo temporal” y dependerá de lo que pase en las próximas semanas: “Se ha quedado en Moncloa ante la posibilidad de nuevas elecciones. Pero, si no las hay, seguramente se irá ya a casa”.

Su futuro, en ese sentido, está unido al del propio Rajoy: “Si el presidente se mantiene en el Ejecutivo, quizá intente quedarse. Pero si pasamos a la oposición, su ciclo como asesor del partido habrá acabado definitivamente”, añaden.