Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los directivos del exclusivo club ‘Pasión Habanos’ están preocupados por haber cobrado protagonismo “por culpa de los políticos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Algunos dirigentes políticos suelen dejarse ver por el exclusivo club ‘Pasión Habanos’ de Madrid. Allí se han cerrado importantes acuerdos. No obstante, los responsables han mostrado su preocupación porque se comience a relacionar el local privado con los políticos.

Situado en los bajos de la Casa de América, el club privado ‘Pasión Habanos’ es un exclusivo salón habilitado especialmente para la cata de puros habanos. Montecristo, Cohiba o Hoyo de Monterrey son algunas de las marcas que se pueden disfrutar en su interior. Se trata de un local reservado exclusivamente para los socios del establecimiento. También pueden acceder a él los invitados de los socios o los clientes del Restaurante Paradis Casa de América.

Aunque sus visitas se mantienen en el anonimato y no suelen trascender públicamente, la realidad es que algunos políticos suelen frecuentar este club. De hecho, uno de los clientes habituales del establecimiento es el ex secretario de Estado de Comunicación y director general de la Casa de América, Miguel Barroso.

El marido de la ministra de Defensa, Carme Chacón, cuentan clientes habituales, es un usual fumador de Panetelas, un formato de puro de unas 6 pulgadas de longitud con una medida de anillo aproximada de 37.

ECD también desveló en exclusiva que el fichaje de Eduardo Zaplana por Telefónica se fraguó en el ‘Pasión Habanos’. El consejero de la multinacional española, Javier de Paz, fue el interlocutor y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, fue quien los presentó –consulte más detalles de aquel encuentro pinchando aquí-.

Este protagonismo que ha adquirido el club ‘Pasión Habanos’ no está gustando a los directivos del local, que ya han mostrado su inquietud. Según comentan, quieren que el espacio sea un lugar privado, alejado de la notoriedad pública. Piensan que el hecho de que se relacione a los políticos con el club perjudica y daña a su imagen.