Viernes 09/12/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Una charla distendida con Rodrigo Rato en Nueva York, que da muestras de echar de menos la política española

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, pronunció la semana pasada una conferencia en Nueva York, a la que siguió un café con un reducido grupo de invitados en un ambiente distendido. Alguno de los presentes sacó una conclusión de ese encuentro: Rato parece aburrido de Washington.

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, pronunció la semana pasada una conferencia en Nueva York, a la que siguió un café con un reducido grupo de invitados en un ambiente distendido. Alguno de los presentes sacó una conclusión de ese encuentro: Rato parece aburrido de Washington.

 

La Universidad de Columbia, número tres del ranking mundial de escuelas de negocio elaborado anualmente por el diario Financial Times, es visitada regularmente por prestigiosos personajes del mundo económico y político. Hace quince días pasó por allí el jefe de la saga de los Kennedy; unos días antes, lo habían hecho un miembro del clan Rockefeller y el presidente de México, Vicente Fox.

 

El miércoles pasado le tocó el turno a Rodrigo Rato. El ex ministro español y máximo responsable del FMI pronunció un discurso titulado “Desequilibrios mundiales y pobreza mundial, los retos para el FMI”. A continuación, se sirvió un café al que pudieron asistir un reducido número de personas. El político español habló de forma distendida.

 

Según ha escuchado El Confidencial Digital por boca de algún presente, durante la charla Rato pareció dar muestras de cierto tedio, como si echara de menos la política nacional: “Yo creo –declaró gráficamente uno de los invitados- que a medio plazo le encantaría volver a primera línea”.

 

No obstante, hay quien explica que puede tratarse de la lógica añoranza del país de origen y de tareas políticas pasadas, pues no hay que olvidar que Rato tiene en estos momentos categoría de Presidente de Gobierno, un puesto muy ambicionado a nivel internacional, especialmente por nuestros vecinos italianos que llevan años intentando hacerse con el puesto.