Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los escoltas barajan retirar su protección a los políticos: se sienten ‘ninguneados’ y amenazan con llevar su caso ante los tribunales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los escoltas ya no pueden más. Se sienten “ninguneados” y “maltratados” por los políticos y se están planteando dejar de proteger a cargos electos para pasarse a dar seguridad a otras personalidades. Planean iniciar una campaña para exigir responsabilidades y no descartan acudir, incluso, al Tribunal Supremo.

Según ha podido constatar El Confidencial Digital, los ánimos están muy alterados. El ataque a un compañero en Bilbao por parte de ETA y la escasa sensibilidad demostrada por el Ministerio del Interior está provocando que se comiencen a escuchar las primeras amenazas. Los profesionales de la seguridad consideran que están siendo “maltratados” por parte de las autoridades. “Estamos a punto de abandonar”, advierten.

Esta sensación de malestar se acentúa especialmente entre los escoltas que están desempeñando su actividad profesional en las calles del País Vasco y Navarra. “Nosotros estamos mimando a los políticos y ellos, mientras, nos ningunean”, aseguran.

Los escoltas llegan incluso a afirmar que, en el caso de producirse otra “mínima acción” terrorista contra alguno de ellos (hay que recordar que se trata de profesionales directamente amenazados por la banda terrorista ETA -véalo aquí-) iniciarán una campaña para exigir responsabilidades. Y no descartan acudir a la máxima instancia jurídica de nuestro país.

Estos profesionales recuerdan incluso el ‘ninguneo’ del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el del secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho; así como el del consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza.

Se están planteando volcarse en ofrecer sus servicios de protección a empresarios o personalidades famosas y ‘abandonar’ a los políticos. Los primeros –explican- “pagan mejor y nosotros no corremos tanto peligro”, aclaran algunos afectados.

·Publicidad·
·Publicidad·