Martes 27/06/2017. Actualizado 01:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Le colocan como segunda fuerza y a un paso del PP

Así explica Podemos por qué no se fía de las encuestas triunfalistas del CIS

Hay “un calentón del pueblo, que nos quiere como escoba para barrer a los partidos basura”. Está aflorando un “voto rabioso”, pero lo que la gente dice no es necesariamente lo que hará en las urnas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los dirigentes de Podemos no se creen nada de las expectativas de voto fulgurantes que ahora les da el CIS. El organismo de encuestas del Gobierno les otorga una intención de voto que alcanza casi al PP y les convierten en segunda fuerza política de España, pero el equipo de Pablo Iglesias no se fía.

Pablo Iglesias en la asamblea ciudadana de Podemos. Pablo Iglesias en la asamblea ciudadana de Podemos.

La encuesta del CIS que le da un empate con el PP en intención de voto es fruto de un “sostenido calentón del pueblo, que nos quiere como una escoba para barrer los partidos basura”, según el equipo dirigente.

En conversación con El Confidencial Digital, uno de los asesores del grupo directivo de Podemos confirma que van a poner en cuarentena todas las encuestas triunfalistas y, por tanto,a pesar de ellas van a seguir comportándose con la máxima modestia.

Nuestro trabajo ahora –explica- es “hacer estructura”, engrosar equipos, depurar el programa  y extender y consolidar la implantación territorial.

Cuidado con la cocina

El citado asesor de Podemos, persona de la máxima confianza de la cúpula del partido y de Pablo Iglesias, insiste en que existen un montón de razones para "no emborracharse de expectativas".

En boca de ese experto y asesor de Podemos, estas son las razones para mostrarse reticentes y desconfiados frente a las espectaculares previsiones electorales que ahora les da el Centro de Investigaciones Sociológicas:

1) Las encuestas del CIS pueden estar técnicamente bien hechas, con base demoscópica muy representativa, pero admiten un grado de cocina que daría cambios de sesgo significativos. Se puede hacer mucho ‘photo shop’ con la cocina. Podemos puede ser segunda o tercera fuerza política según los parámetros que se sumen, incluso podrían estar en intención de voto a la par con el PSOE y no superarlo todavía.

Efecto del clima de corrupción

2) La encuesta del CIS está influida notablemente por el clima de corrupción general existente en el país, que además se alimenta con nuevos casos por días y semanas. El rechazo a los partidos del sistema se  está convirtiendo en adhesión espontánea a una formación política que no está en la corrupción y que puede ofrecer una alternativa, aunque tenga solo diez meses de vida y no esté consolidada ni depurada.

Un ‘partido escoba’ para barrer

 3) Nos llegan datos demoscópicos continuos, contrastados y crecientes, de que la opción Podemos tiene un voto potencial trasversal: gentes de derechas e izquierdas quieren que seamos los que  barramos del escenario político a PP y PSOE. Podemos es considerado por una gran parte del electorado como “partido escoba” para barrer a los dos partidos dominantes PP y PSOE, y por extensión a otras formaciones (es también caso de CiU, claramente) a los que asimilan ya netamente con la corrupción y  a los que dan por amortizados.

Abstención o Podemos

4) Nuestra etiqueta calificando a la élite gobernante en España como “la casta”, en especial al PP y PSOE, ya ha calado en el ciudadano. Esa percepción se ha convertido en decisiónde no votar a estos partidos, irse a la abstención o votar a Podemos como primera opción alternativa. Todos esos sesgos demoscópicos arrojan porcentajes muy significativos.

Queda mucho para las generales

5) Toda la corrupción que se descubre y airea, es viento en las velas para el barco de Podemos. Pero queda medio año para las municipales y autonómicas y algo más de un año para las elecciones generales. Por tanto, nada de falsas ilusiones. No hemos hecho nada todavía. Hay mucho trabajo por delante, de consolidación de estructuras  y de ganar posiciones.

Si hay recuperación perderá fuelle

6) Frente al éxito potencial que se nos augura, hay que contar con un año por delante lleno de incertidumbres. La crisis es un determinante clave: si hay una nueva recesión, y el paro sigue en cotas altísimas, esa coyuntura rema votos para Podemos; si hay recuperación, perderíamos fuelle.

Podemos va a sufrir desgaste de imagen,  campañas mediáticas, acoso y derribo por parte de otros partidos,lobbies empresariales, intereses económicos nacionales e internacionales.No todo el electorado tiene la formación, información o conciencia para no sucumbir a las presiones mediáticas, y habrá gente que se creerá los infundios que lancen sobre nosotros. Ni tenemos un voto seguro  cien por cien, salvo los militantes, ni un electorado potencial fantástico, como nos dicen las últimas encuestas.

Sólo 1,2 millones de votos

6) Podemos es una expectativa políticamilagrosa, muy grande, pero una expectativa. Hoy por hoy, solo es 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados. Ahora no somos una alternativa de Gobierno, no estamos locos. Ya querrían muchos que perdamos la cabeza.

En resumen, la dirección de Podemos está convencida de que el clima de corrupción distorsiona mucho las expectativas, lo que aflora es “voto indignado y rabioso”. Pero lo que dice el elector hoy no es necesariamente lo que haría la gente en un proceso electoral sereno. Tienen descontado que “el mar de fondo que produce la corrupción y la crisis nos beneficia, pero no sabemos su recorrido”.

El equipo de Pablo Iglesias comenta que no se va a emborrachar, ni creerse nada “de las inocentes encuestas del Gobierno”.

Etiquetas
,