Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un experto analiza la falta de liderazgo de Rajoy: comparaciones con Aznar, falta de victorias que le refuercen y su forma “catastrofista” de hacer oposición

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los expertos explican que el liderazgo de Mariano Rajoy se enraíza en su trayectoria personal y profesional. Una de las “claves” para entender la crisis que atraviesa el líder de los ‘populares’ es la forma en la que llegó a la presidencia del PP. Además, le hace falta conseguir resultados a modo de ‘espaldarazo’.

“Un punto clave en el ejercicio de su liderazgo es la manera en la que lo alcanza”, explica Pedro Gioya, socio del Instituto de Liderazgo, a El Confidencial Digital, en referencia al estilo de dirección de Mariano Rajoy y a la actual crisis que atraviesa su partido.

Gioya recuerda que Aznar lo nombra su sucesor en 2003 y que “este es un aspecto que no se puede olvidar” ya que “en términos de liderazgo es necesario que los seguidores reconozcan a sus líderes y la designación como sucesor de un referente anterior dificulta bastante esta tarea”. El experto añade que esta designación, más que allanarle el camino a Rajoy, se lo ha complicado debido al “elemento de la comparación” y de no haber sido “elegido por las bases” o militantes de su formación política.

El estilo de Rajoy es muy diferente del de Aznar y refleja visiones distintas del mundo. El estudio del liderazgo de Rajoy “nos ofrece perspectivas que no se están teniendo demasiado en cuenta actualmente”, subraya Gioya: “el análisis tradicional, el que vemos a diario en los medios se enfoca en sus rasgos de personalidad (su carácter, sus silencios, su prudencia, etc.) pero esto es sólo una pequeña parte de la realidad”.

Este experto defiende que “un hecho incontrovertible es que el espaldarazo definitivo de todo liderazgo es la consecución de resultados” y Rajoy “viene cosechando derrotas desde su nombramiento”, lo que a su juicio, “lastra a toda persona que ejerza cargos de poder”, independientemente del incremento del voto o de las causas por las que se pierden unas elecciones.

El liderazgo del presidente del PP no se entiende sin tener en cuenta su propia historia personal  y en la manera en la que ha ejercido ese liderazgo: desde sus inicios como registrador de la propiedad en 1953, la vicepresidencia de la Xunta, su nombramiento como Ministro de Administraciones Públicas en 1996 de la mano de José María Aznar, el posterior ejercicio de Ministro como Educación y Cultura, Presidencia en Interior, Vicepresidente y portavoz del Gobierno. “Todo ello tiene su peso específico que le otorga una gran experiencia y un reconocimiento como poseedor de un poder técnico”, apunta el especialista del Instituto de Liderazgo.

Puntos fuertes y débiles de Rajoy

Rajoy, como líder ostenta puntos fuertes y debilidades que le hacen afrontar de mejor manera unas situaciones y no otras. Su personalidad, pausada, reflexiva, silenciosa, “vetusta a veces” se acopla mejor a situaciones de gestión y continuidad que a situaciones de crisis, disensión y conflicto. Estas últimas requieren “un liderazgo más inspiracional y carismático”, asegura Gioya a este confidencial.

En la misma línea, indica que “una de las razones de la crisis actual radica en la oposición” que ha realizado el PP durante la legislatura anterior. Una visión de la sociedad, la economía y la política catastrofista, basada en la negatividad y en el “no” y que augura un cataclismo si no se reacciona; hace necesaria una figura de liderazgo que “ofrezca un mundo mejor e inspire a los ciudadanos nueva luz. “Ha de reflejar una fuerza carismática y un posicionamiento salvífico que Rajoy no posee ni puede ofrecer por mucho que lo trabaje”, concluye.

De hecho, la situación interna actual del Partido Popular con la que ha de lidiar Rajoy presenta situaciones que mezclan las dinámicas propias ‘pre- congreso’ en las que la aparición de candidaturas alternativas se empiezan a perfilar, con situaciones de conflicto y desacuerdo para las que la estrategia de Rajoy estriba en ser él mismo: silencio, templanza, prudencia, movimientos no explicados en detalle.

“Las bases, lo seguidores, no entienden de estructuras de Liderazgo, pero ejecutan las dinámicas básicas”, afirma Gioya, quien explica que ante una situación conflictiva como crisis, dimisiones, nuevos postulados, divergencias internas hace falta un liderazgo fuerte y enérgico, “un puñetazo en la mesa” que muestre respuestas contundentes, señale el camino y genere alineamiento, generando un compromiso compartido. Y “esto no lo está ofreciendo Rajoy, con lo que el nerviosismo empieza a hacer su aparición y junto a él las críticas de compañeros, antiguos promotores y bases”, concluye este análisis.

El futuro del PP

En cuanto a las opciones para salir de este ‘túnel’, los expertos del Instituto de Liderazgo aventura que “se perfila un nuevo rumbo, pero, si Rajoy es fiel a su estilo, no hará ningún movimiento determinante” hasta después del Congreso -que se celebrará el próximo mes de junio en Valencia- a “por lo que se augura un periodo difícil para él y una más que probable creación de nuevas alianzas entre perspectivas diferentes”.

Los parámetros de este nuevo rumbo al que se hace referencia son “a su manera”: ritmo pausado, a su estilo, con una cadencia tranquila, suave, “descartando las perspectivas sobre las que fundó la oposición a la legislatura anterior (Zaplana, Acebes) y asentando nuevas bases aún no legitimadas”. “Lo que nos muestra la conducta de Rajoy es una constante en la actuación política de nuestro país, nuestros políticos ignoran en buena medida las bases fundamentales del liderazgo y simplemente se comportan tal y como son”.