Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

De la “floristería” a la “papelería”: el extraño caso de José Luis Rodríguez Zapatero y las banderas nacionales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Algunos que le conocen pero no parecen estimarle demasiado, comentan que el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manifiesta un cierto desdén hacia símbolos nacionales como la propia bandera. Verdad o mentira, en el historial del jefe del Ejecutivo las banderas han sido noticia en varias ocasiones, que aquí recopilamos.

Algunos que le conocen pero no parecen estimarle demasiado, comentan que el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manifiesta un cierto desdén hacia símbolos nacionales como la propia bandera. Verdad o mentira, en el historial del jefe del Ejecutivo las banderas han sido noticia en varias ocasiones, que aquí recopilamos. —Uno de sus primeros gestos “simbólicos” fue recibir a los presidentes autonómicos en Moncloa con la bandera española a la par que la bandera de la autonomía en cuestión. El primero en ser recibido así fue Ibarreche; el segundo, Pasqual Maragall. En aquel encuentro inicial, Ibarreche dispuso dos banderas vascas en los extremos, costumbre que inició Pujol en su día y que ha continuado en ocasiones Pasqual Maragall, por ejemplo en la última Diada. —En la declaración institucional realizada a raíz de los atentados del 7 de junio en Londres, la única bandera que acompañaba a Zapatero era la de la Unión Europea. Este hecho llama la atención porque esta retransmisión también tenía efectos identificativos para el resto de los países donde se emitió. Así, es difícil imaginarse a Chirac sin la bandera francesa. —Una circunstancia especialmente luctuosa fue la llegada de los cadáveres de los militares españoles muertos en Afganistán. Frente a la sobria pompa de los funerales, llamó la atención que en ningún momento se interpretara el himno nacional y que hubiese una total ausencia de banderas españolas en el aeródromo. —En el viaje a Israel de Maragall y Carod, el embajador Eudaldo Mirapeix atribuyó a “errores de floristería” el hecho de que se hubiese arrancado la cinta con los colores de la bandera de España en la corona ofrecida a la memoria de las víctimas del Holocausto. En su lugar, se dejó sólo la cinta con la bandera catalana. —Más recientemente, en la última cumbre de presidentes autonómicos —formato impulsado por Zapatero-, todo el material gráfico de la cumbre mostraba un círculo con las banderas de las comunidades autónomas, echándose en falta la bandera nacional. Ante las críticas surgidas, la respuesta oficial fue que se trató de un “error de papelería”. En la subsanación del error, algunos observaron que hubiese resultado más ortodoxo colocar la bandera española en un plano superior o con mayor tamaño. —Con todo, la actuación más criticada de Zapatero con las banderas no se dio cuando era presidente del Gobierno ni tampoco con la bandera española: fue el gesto de permanecer sentado mientras toda la tribuna de autoridades, incluyendo a la Familia Real, veían desfilar la bandera estadounidense en los actos militares de la fiesta nacional.