Sábado 24/06/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los nervios de los funcionarios de Exteriores: ya padecen los atascos de la M-30 y no saben cuándo regresarán “a casa”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La remodelación de la sede del Ministerio de Exteriores de Marqués de Salamanca por la acción del naftaleno sobre la estructura del edificio va para largo. De momento, los funcionarios de exteriores ya han podido “saborear” algunos inconvenientes de su traslado al edificio de Torres Ágora.

La remodelación de la sede del Ministerio de Exteriores de Marqués de Salamanca por la acción del naftaleno sobre la estructura del edificio va para largo. De momento, los funcionarios de exteriores ya han podido “saborear” algunos inconvenientes de su traslado al edificio de Torres Ágora. La mudanza se consumó el pasado mes de septiembre. Ese mes todos los funcionarios del Ministerio que dirige Miguel Ángel Moratinos llegaron a la sede provisional ubicada en las inmediaciones del Recinto Ferial (IFEMA) de Madrid. Los miembros de Exteriores estarán en esas instalaciones al menos durante los próximos tres años, según se recoge en el contrato de alquiler del inmueble. Esta duración podría ampliarse otros tantos años precisamente porque el acuerdo adoptado con la Inmobiliaria Colonial “es prorrogable”. Mientras tanto, las obras para la remodelación del edificio de la calle Marqués de Salamanca está previsto que se alarguen en el tiempo. Por un lado, las reformas todavía “no están sobre el papel” —“la naturaleza del edificio remodelado no está decidida a día de hoy”, se explica desde Exteriores-; a lo que “hay que sumar los retrasos de cualquier obra, y más cuando son de estas características”. En cuanto a las ventajas y desventajas de la “solución provisional” adoptada, los funcionarios ya conviven con los atascos que se generan en la M-30, así como con la incomodidad de unos desplazamientos que les suponen bastantes más horas que antes. Sin embargo, los desplazados destacan también las mejoras del nuevo edificio: “es más moderno” y llama la atención la amplitud con la que cuentan para desarrollar su trabajo. Este último factor preocupa a los diplomáticos españoles, recordando las estreches del pasado y sus deseos de habilitar nuevas dependencias en la sede de Marqués de Salamanca.

·Publicidad·
·Publicidad·