Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los funcionarios de Moncloa están molestos por “la caza del vago” que ha iniciado el Ministerio de Presidencia utilizando los nuevos arcos de seguridad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los trabajadores del complejo de La Moncloa andan “con la mosca tras la oreja” por el hecho de que el Ministerio de Presidencia haya comenzado a solicitar el registro de accesos y salidas del complejo: temen represalias contra los trabajadores.

El nuevo control de tornos no se ha empleado sólo para reforzar la seguridad. Según ha podido conocer El Confidencial Digital, los empleados del complejo de La Moncloa están muy molestos con las últimas funciones que el Ministerio de Presidencia está dando al control de entradas y salidas que proporciona el sistema recién inaugurado.   A mediados de febrero de este año, los responsables de la seguridad del complejo presidencial procedieron a la instalación de nuevos tornos de acceso y, lo que es más importante, modificaron su actitud respecto a los trabajadores. En concreto comenzaron a obligarles a pasar por los arcos detectores de metal, a vaciarse los bolsillos y mostrar el contenido de bolsos, carteras y mochilas. Sin excepciones y de manera implacable.   Estas medidas, según informó entonces ECD fueron justificadas por Moncloa con el argumento de que se trataba de reforzar la seguridad “tras el 11-M”, unas razones que resultaron muy criticadas por los propios empleados pues el día de su inauguración habían pasado dos años desde la masacre terrorista en Madrid.   Sin embargo, los trabajadores del complejo han descubierto nuevas motivos a este férreo control que se ha comenzado a ejercer sobre ellos. De hecho, estos últimos días en Moncloa no se habla de otro asunto en corrillos y encuentros espontáneos. La cuestión que les preocupa es que recientemente la subsecretaría del Ministerio de Presidencia ha requerido a los responsables de seguridad el registro, minutado y al detalle, de las salidas y entradas de los trabajadores.   Dicho registro refleja con exactitud cada paso por los accesos de los distintos edificios, tarea en la que los empleados deben hacer uso de su tarjeta de control. En estos momentos de período estival, el horario de los funcionarios es de jornada continua, es decir, de 8:00 a 14.30 de la tarde. Los trabajadores suelen acudir, en muchos casos, haciendo uso del transporte público por lo que el margen de tiempo empleado para las llegadas suele ser amplio. Hasta ahora.   Las personas que desempeñan su labor en Moncloa consideran que se ha iniciado “una investigación” desde Presidencia para detectar los casos de funcionarios que no acuden a su puesto de trabajo o que no completan la jornada laboral prevista. Su queja es que en esta “caza del vago” saldrán indemnes aquellos cargos que no precisan pasar por los controles para acceder a su puesto. Es el caso de aquellos que acceden al recinto con vehículos del parque móvil del complejo.   La preocupación de los trabajadores ha llegado al punto de solicitar a sus representantes sindicales que se interese por las razones y consecuencias que podría tener esta nueva presión sobre los empleados. El Confidencial Digital ha sabido, de hecho, que hace dos semanas los representantes de los trabajadores enviaron una carta a Luis Herrero Juan, Subsecretario del Ministerio de la Presidencia, instándole a explicar los motivos de estas actuaciones.

·Publicidad·
·Publicidad·