Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los militares españoles se inclinan por misiones de OTAN o de ONU en función de una mayor definición militar o un sueldo mejor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Militares y miembros de las fuerzas de seguridad que intervienen en un tipo de misión u otra valoran dos parámetros: misiones estrictamente militares en el caso de la OTAN frente a más comodidades y mejores sueldos con la ONU. La legitimidad que da el uso de la fuerza a las misiones de la Alianza Atlántica arrastra a los militares a tener más confianza en este tipo de cometidos.

Son bastantes las diferencias que hay entre unas y otras, pero lo que más les caracteriza es el término de “mantenimiento de la paz” en el caso de ONU y “establecimiento de la paz” para OTAN. Fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital opinan sobre ellas en función de dos claves: el sueldo y las directrices militares debidamente marcadas.

En el caso de Naciones Unidas, este organismo paga a los militares que se desplazan a sus misiones “bastante mejor que la OTAN”. En algunas de ellas, como en el caso de Kosovo, ya se cobraba hace tiempo más de un millón de las antiguas pesetas al mes. Hay ocasiones en las que ONU da dinero a los gobiernos participantes y ellos distribuyen a sus ejércitos. En ese caso, los sueldos merman mucho y, según algunas fuentes del mundo de la política consultadas por ECD, el dinero se lo suelen quedar los propios gobiernos implicados.

En la actualidad, España está situada en un término medio: nuestros soldados que están en el extranjero no llegan a cobrar las cantidades que les da la OTAN a los italianos, por ejemplo, -150 euros al día-, pero tampoco las que aporta a los eslovenos. Los soldados españoles están entorno a los 90 euros por día.

Las instalaciones facilitadas por todo el entramado de ONU a los países que forman parte de sus misiones también son de mejor calidad, así como la dotación de medios y de uniformidad. Por poner algún ejemplo: en Macedonia, funcionarios españoles disponían de servicio de Intranet, coches blindados, equipos de protección con chalecos antibala, residencia pagada e intérprete.

En este momento hay algunas excepciones, fruto de lo poco consolidada que está la misión, como es el Líbano donde el millar de soldados españoles aún no está del todo asentado porque hace tan solo tres meses que comenzaron la operación Libre Hidalgo.

En cambio, a través de la OTAN, lo que consiguen los militares es tener unos Cuarteles Generales que responden ante cualquier eventualidad, pero los medios de los que disponen son los propios de los países participantes. Eso sí, las decisiones se toman de “forma militar, siguiendo los parámetros militares, con el rango siempre de por medio”, según cuentan a ECD. En una palabra, añaden, “se sabe lo que hay que hacer”.

El hecho además de que el uso de la fuerza no esté legitimado en las misiones ONU, salvo en situaciones excepcionales, deja a quienes participan en ellas con las espaldas, a veces, muy poco cubiertas. Sin embargo, en las operaciones de OTAN está perfectamente delimitadas las situaciones en las que se puede hacer uso de las armas de fuego: ligeras en Naciones Unidas, pesadas en la Alianza Atlántica.