Domingo 25/06/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Una guardia pretoriana para evitar un nuevo 1 de octubre

Estos son los hombres y mujeres de Pedro Sánchez para controlar el PSOE

El secretario general ha creado un núcleo duro para blindar su poder en Ferraz y hacerlo extensible al Congreso y a las regiones. Maniobra calculada en la Comisión de Garantías

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez ha aprendido de todos los errores cometidos en 2014. Entonces, dejó que barones regionales y cargos aparentemente afines “metieran mano” a su Ejecutiva y Comité Federal. Una postura que finalmente le costó cara el pasado 1 de octubre. Por ese motivo, el secretario general ha creado toda una guardia pretoriana para garantizarse el control del PSOE a todos los niveles.

Pedro Sánchez y su Ejecutiva saludan a la militancia en IFEMA. Pedro Sánchez y su Ejecutiva saludan a la militancia en IFEMA.

Así lo aseguran a El Confidencial Digital dirigentes socialistas próximos a Sánchez, que hablan de un “equipo unido y sin fisuras” para que el secretario general pueda trabajar centrado en devolver al PSOE a La Moncloa y no combatir movimientos soterrados para derrocarle, como ocurrió a partir de las generales de junio del año pasado.

Consciente de todo lo ocurrido durante 2016, e incluso fesde finales de 2014, cuando Díaz le informó que dejaba de apoyarle, Pedro Sánchez se ha rodeado esta vez de cargos leales, que no le abandonaron en su caída el pasado 1 de octubre y que han sido fundamentales en su victoria en las primarias. Todos ellos, además, le garantizan extender su poder a nivel territorial y a las Cámaras.

Adriana Lastra, la “jefa de todo”

Al frente de ese equipo de leales se sitúa Adriana Lastra, proclamada vicesecretaria general este fin de semana. La diputada asturiana se ha convertido en la mano derecha de Sánchez y en su principal representante en las negociaciones que el nuevo líder del PSOE ha llevado a cabo en los días previos al Congreso Federal.

Lastra, como vicesecretaria general, es, de facto, la máxima responsable de lo que en Ferraz se conoce como la “oficina del secretario general”, que integran los responsables de Organización y territoriales del partido. Su función es coordinar la estrategia de cara a las ejecutivas regionales y transmitir las consignas del propio Sánchez.

Además, su designación ayer como portavoz adjunta del PSOE en el Congreso la consolida como “la voz de Sánchez” en la Cámara Baja. La asturiana será el enlace del secretario general con la dirección del Grupo Socialista y con la nueva portavoz, Margarita Robles, cuyos discursos y preguntas al Gobierno vendrán “cocinados” desde Ferraz..

Ábalos, Cerdán y Rodríguez para ampliar poder

Un escalón por debajo de Adriana Lastra se sitúa José Luis Ábalos como secretario de Organización. Y, detrás de él, aparecen los nombres de Santos Cerdán, como secretario de Coordinación Territorial; y José Antonio Rodríguez, como secretario de Dinaminación de Agrupaciones Locales.

Los tres, sin embargo, y a pesar de tener responsabilidades aparentemente distintas, trabajarán en Ferraz con un mismo objetivo: fortalecer las relaciones de Sánchez con las ejecutivas regionales afines y extender el poder del secretario general en aquellas federaciones donde sus barones se han mostrado contrarios a él.

Así, Ábalos ha sido uno de los principales impulsores de la candidatura de Rafael García, alcalde de Burjassot, frente a Ximo Puig, mientras que Santos Cerdán se ha encargado, durante las últimas semanas, en despachar en Ferraz con cargos regionales para garantizar un apoyo suficiente a la propuesta de Comité Federal de Sánchez.

Rodríguez, por su parte, tendrá la misión de mantener vivas las plataformas a favor de Sánchez creadas en toda España a través de las agrupaciones locales. El alcalde de Jun puso en marcha muchas de ellas y tiene contacto con líderes municipales de todas las provincias que garantizan a Sánchez un importante apoyo territorial.

Blindaje absoluto con la Comisión de Garantías

El gran resultado obtenido en las primarias permitió a Sánchez hacer una ejecutiva a su medida, y poder negociar en una posición de ventaja la composición de un Comité Federal claramente afín. No obstante, el secretario general sabe que las opiniones y las voluntades pueden cambiar, y por eso buscó un blindaje aún mayor con la Comisión de Ética y Garantías.

La composición de este organismo, que solo interviene cuando hay diferentes interpretaciones de los estatutos, había resultado, hasta la fecha, algo prácticamente accesorio, pero lo ocurrido en septiembre de 2016 ha hecho reaccionar a Pedro Sánchez.

Como casi siempre, la designación de sus integrantes se decidió a última hora del sábado, pero el secretario general ordenó a los suyos que no se movieran del asiento para garantizar una mayoría en la votación que hiciera posible el nombramiento de los candidatos propuestos por él, como finalmente pasó.

Así las cosas, la nueva Comisión de Ética y Garantías está formada por cinco personas, y todas ellas afines a Sánchez.

Vuelve a presidirla Isabel Celáa, que ya se posicionó a favor de Sánchez después de la dimisión en bloque de 17 miembros de su anterior ejecutiva, y también repite Félix Bolaños que, como la ex consejera vasca, abogó por la continuidad del secretario general pese a las exigencias de cese por parte de Verónica Pérez y los barones regionales.

Junto a ellos estarán Delia Rosa, Rafael Román y Consuelo Orias Gonzalvo, todos ellos muy próximos al secretario general. De esta forma, de ocurrir algo similar a lo acontecido hace nueve meses -cosa que parece prácticamente imposible- el secretario general tiene garantizado que esta vez la Comisión de Ética y Garantías votará en bloque a su favor.


·Publicidad·
·Publicidad·