Viernes 30/09/2016. Actualizado 14:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En ámbitos diplomáticos se apuesta por un próximo nombramiento de Trinidad Jiménez como Ministra de Exteriores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace ya algún tiempo que se comenta: el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, es uno de los miembros políticamente más endebles de este gobierno. A su alrededor ya se urden complejas tramas reveladoras de lo que muchos piensan: fue un error su nombramiento. Según ha escuchado ECD, Trinidad Jiménez podría ser su relevo.

Hace ya algún tiempo que se comenta: el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, es uno de los miembros políticamente más endebles de este gobierno. A su alrededor ya se urden complejas tramas reveladoras de lo que muchos piensan: fue un error su nombramiento. Según ha escuchado ECD, Trinidad Jiménez podría ser su relevo. Y es que Moratinos tiene pocos apoyos en el PSOE. Sin adscripción partidista conocida hasta hace bien poco, su prestigio como diplomático parecía ser, en tiempos de campaña, una apuesta segura para vencer a la otrora criticada Ana Palacio. Sin embargo, ante algunas polémicas declaraciones del ministro, y ante algunas reacciones desproporcionadas tras críticas recibidas, muchos ponen de manifiesto que “Moratinos no es un político”. Y, a su lado, subordinado a él, Moratinos sí tiene a un político, a un hombre con fuerza en el poderoso PSOE andaluz, y amigo personal de Chaves y de Trinidad Jiménez: Bernardino León. León, diplomático de carrera como su jefe, ocupa ahora la Secretaría de Estado de Política Exterior y, por su experiencia al frente de la Fundación Tres Culturas, se encarga de relanzar las relaciones españolas en temas de política mediterránea. León tiene más apoyos que Moratinos dentro del propio PSOE, y tiene también un temple más político que el ministro. Así las cosas, y con la buena recepción que tendría en Estados Unidos el cese de Moratinos, León sería el encargado de dar continuidad a las políticas del Gobierno en Asuntos Exteriores, esta vez bajo el mando de su amiga Trinidad Jiménez, según se especula desde hace meses. Jiménez, que tendría el aliciente de ser “ministra de cuota”, podría así salir de la relativa oscuridad a la que se ve sometida ante el estrellato de Gallardón en Madrid, y de paso ocuparía su cartera de preferencia, para la que ya en otros tiempos parecía postularse. En el hipotético caso de cumplirse el nombramiento, y con la duda de si la primera crisis ministerial se producirá antes o después del verano, se daría el caso de que una frustrada opositora a la carrera diplomática sería ministra de Exteriores. La sustitución en el Ayuntamiento de Madrid, tal y como adelantó ECD hace meses, llegaría a través de un hombre capaz de competir en fama con Gallardón: Pedro Zerolo. Zerolo, recién llegado a la política desde la militancia en agrupaciones de homosexuales, es un hombre que simboliza muy bien el talante de Zapatero y sería una apuesta tan arriesgada como interesante para recuperar la alcaldía de Madrid. Esto es lo que se comenta en distintas instancias, y así lo recoge ECD. Son movimientos y estrategias cautelosas, que necesitan medirse con cuidado en el tiempo para evitar errores. Pero ahí están los rumores, insistentes ya desde hace un tiempo, y todos confirman la condición de Moratinos como pieza débil en torno a la cual se articulan tácticas del PSOE para mejorar sus posiciones.