Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La asociación “progresista” del CGPJ cambia al presidente del TSJ de Canarias, pese a la oposición de sus propios jueces

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Existía bastante “mar de fondo”, teniendo en cuenta que se trataba del futuro del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Se trataba de decidir el relevo de Fernando de Lorenzo, miembro de la asociación de jueces Francisco de Vitoria afín a los togados próximos al PSOE y con mucho peso en las Islas, e imponer a Antonio Castro. Se ha optado por el cambio, a pesar del malestar que causa entre los propios.

Existía bastante “mar de fondo”, teniendo en cuenta que se trataba del futuro del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Se trataba de decidir el relevo de Fernando de Lorenzo, miembro de la asociación de jueces Francisco de Vitoria afín a los togados próximos al PSOE y con mucho peso en las Islas, e imponer a Antonio Castro. Se ha optado por el cambio, a pesar del malestar que causa entre los propios.

 

Según confirmaron a El Confidencial Digital fuentes del órgano encargado de la elección de los jueces, la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias estaba pendiente únicamente de que los vocales progresistas se pusieran de acuerdo entre ellos.

 

Desde el inicio de las negociaciones, se planteó que el hipotético sustituto de Fernando de Lorenzo fuera el magistrado Antonio Castro, miembro de la asociación Jueces para la Democracia, próxima también a la izquierda. A pesar del perfil del nuevo candidato, el grupo de vocales más conservadores estaba dispuesta a aceptar el cambio, por dos motivos: por la trayectoria de Castro y el “poco prestigio” de Fernando de Lorenzo.

 

Sin embargo, como decimos, el sector progresista del CGPJ no las tenía todas consigo dado el gran “temor” que existía a incomodar a los jueces “amigos” de la Francisco de Vitoria. Finalmente, ha prevalecido el deseo de cambio y se ha apostado por el relevo.

 

Está por ver si esta decisión provocará ahora la “rebelión” de los togados afines.

·Publicidad·
·Publicidad·