Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las cárceles vascas miran con recelo un posible reagrupamiento de presos de ETA: malas condiciones, saturación y perjuicio para reos comunes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La decisión de reagrupar a los miembros encarcelados de la banda terrorista ETA en prisiones del País Vasco sería de difícil aplicación práctica. Así lo consideran, al menos, funcionarios de estos centros que alertan de la necesidad de un plan de infraestructuras urgente en previsión de tal medida.

Entre los funcionarios de prisiones que trabajan en las cárceles españolas comienza a cundir el desaliento ante las informaciones que van surgiendo de la negociación con la banda terrorista ETA. Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el reagrupamiento de los presos –una de las primeras medidas que piden los terroristas- no es bien vista entre los empleados de los penales.   El problema, explican, es que se trata de una operación de difícil ejecución. Las dificultades logísticas son muchas, comenzando por la falta de plazas en las cárceles del País Vasco y en los centros de las provincias limítrofes.   Los funcionarios temen también que ese reagrupamiento provoque una salida de delincuentes comunes de las prisiones vascas, que deberán hacer sitio al mismo número de terroristas. Esto provocaría, explican, la “desestructuración de la vida de esas prisiones. Algo que se sufre especialmente en estos casos, cuando se trata de penales de pequeño tamaño. Además, aventuran, las quejas de los familiares de los presos comunes estarían al cabo de la calle.   La hipotética creación de nuevas cárceles no se contempla como una solución realmente factible. Al parecer, en esta legislatura sólo se pondrán en funcionamiento cárceles proyectadas por el Gobierno del Partido Popular. No se inaugurará ni un centro nuevo. Eso a pesar de que, en la actualidad, existe masificación en varias instalaciones. Un dato: para asumir los 1.400 reclusos que han ingresado sólo en los primeros meses de este año, harían falta 4 cárceles nuevas. Sólo para ellos.   De ahí que los trabajadores de prisiones vengan reclamando, de un tiempo a esta parte, un plan de Infraestructuras urgente. Este año sólo se han convocado 800 plazas de funcionarios, que sirven para cubrir únicamente defunciones, jubilaciones y bajas médicas. Desde hace cinco años no se convocan plazas de personal laboral. Y el posible recurso a los interinos no es solución: pues tardarían un año en recibir la formación necesaria.   Un último apunte tiene que ver con el estado material de las cárceles. En el País Vasco, los centros de Bilbao –Basauri, Nanclares de la Oca y San Sebastián son muy antiguos. Se encuentran en condiciones de gran precariedad. La directora general de Instituciones Penitenciarias Mercedes Gallizo ha llegado a reconocer la necesidad de cerrar la actual prisión de Nanclares de la Oca y levantar una nueva instalación en la misma provincia.   Según informaba el diario El Mundo, el pasado 24 de marzo, son cerca de 500 los presos de ETA encarcelados en España, y 150 los que se hallarían cumpliendo condena en Francia.

·Publicidad·
·Publicidad·