Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La sentencia no cierra el caso 11-M: las víctimas se quejan y recurrirán, Rajoy dice que el PP apoyará “futuras investigaciones”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sentencia del tribunal del 11 M, dada a conocer ayer, no parece que vaya a cerrar de una vez por todas el caso. Todo indica que seguirá coleando. Las víctimas ya han anunciado que recurrirán, el Partido Popular habla de más investigaciones sobre el atentado.

Desde el punto de vista de las víctimas, la lectura del fallo tuvo dos momentos muy distintos. En la primera parte, mientras el juez desgranaba los fundamentos jurídicos y se escuchaba un tono contundente y firme, las expectativas eran muy altas. Cuando entró en la adjudicación de penas, se produjo en el colectivo un hundimiento general. Había lágrimas en los ojos.

Gómez Bermúdez puso especial interés, al iniciar la lectura de los quince folios de resumen, en ir desmontando, casi punto por punto, la llamada “teoría de la conspiración”. Dio validez total a pruebas como la Kangoo, la mochila de Vallecas, que los explosivos procedían de Mina Conchita, que las autopsias se hicieron bien… y afirmó expresamente que ETA no tuvo nada que ver.

Fue cuando empezó a desgranar las penas a los inculpados cuando se produjo la decepción en la mayor parte de las víctimas y familiares presentes, y especialmente cuando no se condenó a los que el fiscal acusaba de “autores intelectuales” y cuando se anunció que otros siete imputados quedaban en libertad. De los veintisiete juzgados, sólo tres se han llevado las penas más grandes.

A la salida, entre los entristecidos y hasta llorosos familiares de las víctimas se escucharon comentarios como estos: “Justicia blanda”, “Penas bajas”, “Los culpables están sueltos”, “Demasiadas absoluciones”. Nadie habló de las indemnizaciones (por cierto, más cuantiosas que las que se fijan ahora para actos de terrorismo etarra).

Pilar Manjón había declarado la víspera, que si no aparecía Irak como causa de los atentados, sería una “sentencia política”. En efecto, no se citó a Irak. La principal portavoz de las víctimas apuntó ayer que recurrirán la sentencia.

La sorpresa Rajoy

Al poco de conocerse el fallo, desde Moncloa se anunciaba un inminente comparecencia del presidente del Gobierno. Algunos analistas apuntaron, críticamente, el temor de que aprovechara políticamente la sentencia, pero Rodríguez Zapatero pronunció unas palabras institucionales, sin oportunismos.

Felicitó a los cuerpos policiales por su labor, y a los miembros de la Justicia por el trabajo realizado. Dijo que ha sido el juicio más rápido y con más imputados de los celebrados en el mundo “por terrorismo internacional”. Destacó la fortaleza del Estado de Derecho, diciendo que es la mejor protección frente al terrorismo, y que esa será la respuesta que tendrán cuantos intenten alterar por la fuerza la convivencia (algunos analistas han visto en la frase una alusión indirecta a ETA). Propuso mirar al futuro e hizo un llamamiento a las fuerzas políticas para trabajar unidos contra la amenaza terrorista. No dio oportunidad a las preguntas de los informadores.

Poco después comparecía el líder del Partido Popular, que había preparado la intervención, en su despacho de Génova, con Ángel Acebes e Ignacio Astarloa, y aquí saltó la sorpresa. Primero, destacó que la mayoría de los condenados fueron detenidos, en un tiempo récord, por un Gobierno del PP. Y a continuación, cuando todos esperaban una declaración diciendo que acataba rotundamente la sentencia, con lo que se cerraría el caso 11 M, dejó las cosas abiertas.

Mariano Rajoy afirmó que desde su partido se había apoyado la investigación que ha llevado a la sentencia, y que seguirá apoyando “cualquier otras investigación” que se haga en el futuro. La afirmación fue inmediatamente interpretada como que la versión aportada por el tribunal no es concluyente y faltan cosas por conocer. Insistió en que no se conocen los autores intelectuales, que no han sido condenados. En lugar de decir: acatamos y cerramos el 11-M, lo dejó abierto. Tampoco hubo turno de preguntas.

Una nota posterior del PP, con su postura sobre la sentencia, reiteraba: “El Partido Popular ha apoyado la investigación que ha dado lugar a la sentencia dictada hoy y seguirá apoyando cualquier otra que permita avanzar sin límites en la acción de la justicia, ya que los acusados como inductores o autores intelectuales de la masacre –son los términos que utiliza la sentencia conocida hoy– no han sido condenados como tales”.

Un sentencia en directo

Todas las cadenas de radio ofrecieron en directo la lectura del fallo, lo mismo que las televisiones: TVE por su primer canal, Telecinco en el tiempo de Ana Rosa Quintana, Telemadrid, Cuatro y Antena 3 (fue la que más tardó en conectar y la que antes volvió a la programación habitual). También las principales páginas web ofrecieron el acto en directo.

La parte expositiva del juez Gómez Bermúdez mereció, sobre la marcha, un urgente de elmundo.es que decía: “Ninguna prueba relaciona a ETA con los atentados”, y de elpais.com “El tribunal culpa a la célula islamista”. Periodista Digital titulaba: “Bermúdez no asume ninguna tesis de Pedrojota”. Los comentaristas que participaban en Televisión, por su parte, concluían: “Cae la teoría de la conspiración” (Eduardo San Martín), “Ni rastro de ETA” (Joaquín Estefanía).

Al conocerse el sentido de la sentencia, en la Cadena SER se escuchaba que tendrían que dimitir “algunos directores de periódicos”.