Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un vehículo sospechoso con “posible artefacto explosivo” hizo saltar la alarma en el equipo de seguridad que sigue la visita de los Reyes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ceuta sufre estos días una auténtica invasión de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado: hasta un total de 700 efectivos han llegado desde la Península para asegurar la seguridad en la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla. El pasado domingo se vivió una situación de cierta tensión.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la alarma saltó el domingo por la tarde cuando efectivos policiales encargados de la seguridad en el paso fronterizo de El Tarajal, por el que cada día pasan entre 20.000 y 30.000 personas desde Marruecos a Ceuta, descubrieron un vehículo “sospechoso”.

La aparición provocó que se requiriera la presencia de los agentes expertos en desactivación de explosivos, los Tédax, ante la posibilidad de que hubiera una bomba escondida en su interior. Tras seguir el correspondiente protocolo –con establecimiento de un precinto de seguridad y la paralización del flujo de viajeros que cruzaban la frontera- los expertos policiales concluyeron que se trataba de una falsa alarma.

Precisamente, la frontera de Tarajal es uno de los puntos donde se han reforzado las medidas especiales de seguridad y control, con la implantación, entre otras, de varias unidades del Grupo Rural de Seguridad, GRS, de la Guardia Civil, especializadas en el restablecimiento del orden público, la protección y seguridad de altas personalidades o la colaboración con los servicios de Protección Civil en casos de grave riesgo. En el día de ayer, el tráfico de personas en este punto se limitó exclusivamente a los marroquíes con permiso de trabajo.

En este despliegue participan, aproximadamente, unos 700 miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado desplazados desde la península. A ellos se añadieron 114 policías locales correspondientes a unidades del 092, Tráfico, Seguridad Ciudadana y dos grupos completos de la Unidad de Intervención Rápida (UIR), que controlaban el recorrido oficial y sus calles paralelas y adyacentes, además de regular el tráfico rodado. Entre las funciones de la Guardia Civil destacaban la inspección  tradicional de los vehículos que entran a Ceuta y un dispositivo de control en la misma línea de salida del límite fronterizo.

Entre esas medidas se ha incluido la retirada de las luces de Navidad de las calles de Ceuta, que entorpecían el campo de visión de los francotiradores que cubren el recorrido de los Reyes. Un despliegue similar se ha diseñado para Melilla, donde la Junta local de Seguridad se reunió ayer lunes con los responsables de la Casa Real y representantes de la Comandancia, para coordinar el dispositivo de la visita, al igual que se hiciera en Ceuta días antes.