Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La entrada en servicio de los submarinos S-80 retrasará hasta 2011 la llegada de los misiles Tomahawk adquiridos a Raytheon

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Administración Bush autorizó a la Armada española, a finales de julio, la compra de unos 60 misiles Tomahawk de cuarta generación. A pesar del permiso norteamericano, en Defensa se reconoce que aún “es pronto para hablar de su adquisición”.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el Ministerio de José Antonio Alonso está esperando la entrega del primer submarino de la serie 80 para retomar las negociaciones para la compra de los misiles Tomahawk y que concluirá en 2011.   Concretamente, desde el Ministerio de Defensa se advierte que “aún es pronto para pensar en la adquisición de los misiles”. A pesar del interés de la Armada por incorporar a su armamento estos Tomahawk, y del consentimiento norteamericano para su venta a España, se afirma que en ninguna ocasión se ha dicho que el proceso de compra se resolvería a corto plazo. Se está hablando, explican, tan sólo de una posibilidad.   Por otro lado, las fuentes consultadas valoran muy positivamente el hecho de que, al menos, Estados Unidos, ha dado ya su venia a los fabricantes de los misiles, Raytheon, para que las negociaciones continúen. Además de la “innegable importancia militar, ese hecho tiene una trascendencia política: hasta ahora, además de la Marina americana, sólo la Royal Navy británica dispone de estos misiles”, indican las fuentes consultadas.   Como ya contáramos en estas páginas, la embajada estadounidense en Madrid confirmó a este confidencial el interés mostrado por España en adquirir estos misiles a través de una petición formal.   Esta solicitud la realizó en 2003 el entonces jefe del Estado Mayor de la Armada y, actual Secretario General de Política de Defensa, Francisco Torrente. Aunque las primeras conversaciones para la autorización de la venta comenzaron en 2001. El ex ministro de Defensa, José Bono, también había manifestado su interés por estos misiles antes de abandonar la cartera ministerial.

·Publicidad·
·Publicidad·