Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La banda terrorista ETA ha dado un plazo al Gobierno para seguir o no con la actual “tregua”: el próximo 21 de diciembre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El “alto el fuego” permanente anunciado por ETA tiene una fecha tope para su terminación: el próximo 21 de diciembre. Así se recoge en el último comunicado de la banda terrorista.

El mensaje, que aparece en el último “Zutabe” (boletín interno de la banda), aún no ha sido conocido en su integridad por los medios de comunicación nacionales porque, en realidad, prácticamente nadie tiene en su poder un ejemplar de la publicación. Lo que ha llegado es el resumen publicado en el diario Gara, en castellano.

Fuentes próximas a los servicios antiterroristas señalan que la versión que se publicó en Gara, y que no hablaba para nada de un final de la “tregua”, es una traducción parcial y bastante descafeinada, pero que lo que en realidad anuncia ETA es un ultimátum al Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Una versión más completa, aunque ésta en euskera, se publicó en el diario Berría, y en ella parece colegirse con más claridad ese plazo dado al Ejecutivo. Según las fuentes próximas a los servicios antiterroristas, en el “Zutabe” ETA emplaza al Gobierno a que se constituya la Mesa de partidos y pone una fecha tope: el final del otoño, es decir, el 21 de diciembre, día en que comienza oficialmente el invierno. Si no, romperá el alto el fuego.

Un problema grave es que la Mesa de partidos tropieza con obstáculos que amenazan con hacerla imposible. El primero, que Batasuna sigue sin solicitar la legalización, y por tanto va a ser muy complicado para el PSOE sentarse con ellos si siguen siendo una organización ilegal, y además con la vigilancia de los jueces.

El segundo obstáculo es que en realidad el PNV tampoco tiene ninguna voluntad de que se convoque, aunque públicamente declaren otra cosa para no quedar en evidencia. El motivo es que no les parece conveniente dar por bueno un foro de diálogo político al margen del Parlamento Vasco, y, sobre todo, a espaldas del “lehendakari” Juan José Ibarretxe.