Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los trabajadores de la CMT logran que no se contemple el catalán como requisito para las vacantes de Barcelona: cubiertas 30 nuevas plazas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los empleados de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) han logrado que en las pruebas convocadas para cubrir las nuevas vacantes en Barcelona no se exija la lengua catalana ni como requisito, ni como conocimiento valorable.

Cuarenta y ocho empleados, de los 110 técnicos de la CMT que trabajaban en Madrid, han decidido trasladarse a Barcelona. De éstos, sólo cuatro lo han hecho de manera definitiva y el resto deberán decidir, antes del mes de septiembre, si optan por quedarse definitiva en la ciudad condal o prefieren que se les recoloque en otros organismos dependientes del Ministerio de Industria.   En estos momentos, la CMT está empezando a cubrir las plazas que han dejado vacantes los trabajadores que desde un principio decidieron ser recolocados en Madrid. Hasta el momento se han convocado alrededor de una treintena de plazas que han sido ya adjudicadas mediante oposición pública.   Según ha podido saber El Confidencial Digital, el comité de empresa de la CMT ha velado en todo momento para que en estas pruebas no se exigiera el dominio de la lengua catalana como requisito, ni siquiera como conocimiento valorable.   Estos nuevos funcionarios se están incorporando en estos días. De estas nuevas treinta plazas, un 40% corresponden a personal técnico cualificado y un 60% a personal administrativo. Se baraja realizar una convocatoria de nuevos puestos de trabajo en el segundo semestre del presente año.   En cualquier caso, los responsables de la CMT están ofreciendo incentivos a los trabajadores para que el mayor número opte por quedarse definitivamente en Cataluña. Se quiere así “minimizar los daños” provocados por la pérdida de los profesionales más mayores –y, por tanto, con mayor experiencia- que se han marchado. Por razón de su edad, se trataba de personas con obligaciones familiares que les impedían empezar una nueva vida en una ciudad distinta.   El traslado también ha supuesto un importante retraso de los trabajos que debe desempeñar el organismo, y aún meses después, todavía no se ha conseguido que la CMT se ponga al día en sus funciones. Dos son los motivos: por la mencionada falta de personal y por la inexperiencia de los nuevos empleados.   En este sentido, la semana pasada, la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, denunció que el traslado de la sede de la CMT de Madrid a Barcelona “supuso una pérdida de personal cualificado y creó inseguridad jurídica entre los operadores al retrasar los trabajos del regulador”.

·Publicidad·
·Publicidad·