Lunes 05/12/2016. Actualizado 14:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Religión

El abad de Montserrat se plantea “disculparse” con una carta privada pero Rouco y Cañizares no lo aceptarían

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las recientes declaraciones de abad de Montserrat siguen provocando perplejidad en el mundo eclesiástico. Lo mismo que su idea de “disculparse” mediante una carta privada por lo que fue una crítica pública.

Fuentes eclesiásticas consultadas por El Confidencia Digital cuentan que el abad, José María Soler, se ha planteado enviar una carta privada a los dos principales afectados por sus palabras, nada menos que dos cardenales de la Iglesia en España, Antonio María Rouco y Antonio Cañizares, a los que –además de criticar al conjunto del episcopado- aludió directamente en la entrevista publicada por El País.   Al parecer, la intención del monje benedictino sería transmitir por carta a los dos cardenales el mensaje de que “no quería ofenderles”.   De acuerdo con las fuentes de ECD, la iniciativa de Soler, recurriendo a un mensaje personal, no sería aceptada por los purpurados, por considerar que una descalificación en público no puede zanjarse mediante unas aparentes disculpas privadas.   En ámbitos eclesiásticos se destaca que la abadía de Montserrat, además de otros factores culturales e históricos, tiene una dependencia económica clara respecto de la Generalitat de Cataluña, lo cual le quitaría neutralidad y objetividad a la hora de analizar la coyuntura social y política.   También muestran su extrañeza por el hecho de que una iniciativa como las declaraciones a El País no haya merecido ninguna reacción por parte de la autoridad religiosa territorial, el arzobispo de Barcelona, Martínez Sistach, ni por los benedictinos como orden religiosa. Tampoco se conoce ninguna reacción por parte del Nuncio de la Santa Sede en España, Monteiro de Castro.