Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Religión

Dos obstáculos que deberá sortear Benedicto XVI en su viaje a Turquía: la prohibida recepción de Estado y el encuentro con Bartolomé I

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer viaje del Pontífice a Turquía fue aplazado el año pasado. El plan se retoma en un momento en el que las tensiones con el mundo islámico están a flor de piel. El Papá estará en Turquía desde el 28 de noviembre hasta el 1 de diciembre.

El primer envite deberá afrontarlo el Papa nada más tocar tierra. En contra de lo que prevé el protocolo, todo parece indicar en estos momentos que no habrá una recepción de Estado. Las estrictas normas secularistas de Turquía lo prohiben. El Pontífice deberá verse entonces en el Palacio de Gobierno con el presidente Ahmet Necdet Sezer.   Fuentes eclesiásticas han indicado a El Confidencial Digital que Benedicto XVI tendrá que administrar, además, grandes dosis de tacto ya que el gobierno turco fue el primero en alzar la voz por su discurso en Alemania. Unas palabras pronunciadas en la Universidad de Ratisbona que, como se recordará, fueron interpretadas como un ataque a la religión musulmana.   El alzamiento del mundo islámico radical hizo que el gobierno turco se lo pensara dos veces a la hora de autorizar el viaje papal. Por el Vaticano circularon entonces algunas voces que hablaban de un más que posible aplazamiento.   En el análisis que hacen para ECD las mismas fuentes, se insiste a en que el encuentro que va a reunir a Benedicto XVI y al patriarca ortodoxo de Constantinopla, Bartolomé I tampoco va a ser nada fácil. Será otro de los puntos “calientes” de la visita.   Aunque este patriarcado es uno de los más cercanos a la Santa Sede, estono fue obstáculo para que hace dos años Bartolomé I se opusiera al proyecto de la Iglesia de crear un patriarcado para los católicos ucranianos de rito oriental (“uniatas”).   Está por ver, por tanto, si el viaje del Santo Padre irá acompañado o no de la polémica. Por lo pronto, Benedicto XVI parece empeñado en lograr el día 30 de noviembre la firma de un acuerdo conjunto de carácter ecuménico, que podría ser de gran relevancia y trascendencia.

·Publicidad·
·Publicidad·