Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Altercados el 14-N en el Congreso. Los servicios policiales de información alertaron de que iban a llegar 300 manifestantes antisistema de toda España: la orden fue desplegar 400 agentes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dotación policial destinada a Madrid durante la huelga general tuvo que dividirse ante el aviso de la llegada de cientos de antisistema procedentes de toda España. 400 de los 1.300 antidisturbios acudieron al Congreso para 'blindarlo', y no actuaron hasta las primeras agresiones y actos vandálicos.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes cercanas a la jefatura de la Unidad de Intervención Policial de Madrid, el dispositivo organizado el miércoles fue diferente al del resto de las huelgas generales convocadas en España en los últimos años, debido a la amenaza de una llegada masiva de antisistemas al entorno del Congreso.

Los servicios de información de la Policía avisaron el lunes de que colectivos violentos, procedentes de varios puntos de la Península, habían organizado una concentración no autorizada, y paralela a la manifestación convocada por los sindicatos, para provocar altercados frente a la Cámara Baja, lo que provocó que se creara un grupo de la UIP específico para cubrir esa zona.

“No actuéis hasta que no haya agresiones o actos vandálicos”

La jefatura de Policía, advertida de ese movimiento, decidió enviar a la zona a 400 de los 1.300 agentes antidisturbios destinados en Madrid el 14-N. El objetivo era claro: evitar cualquier asentamiento de estos colectivos ante el Congreso o cualquier tipo de altercado violento.

Por ese motivo, los agentes de la UIP enviados a la Cámara Baja recibieron instrucciones precisas: “Se les ordenó explícitamente que no intervinieran hasta que no hubiera agresiones, lanzamiento de objetos, o actos vandálicos contra establecimientos y mobiliario urbano”.

Los altercados no se produjeron hasta más allá de las ocho de la tarde: “El cinturón de seguridad se estableció a las cinco y estuvimos más de tres horas sin ningún tipo de incidente. Sin embargo, cuando se fueron los manifestantes pacíficos y llegaron los antisistema los acontecimientos se precipitaron”.

Según las fuentes policiales consultadas, “llegaron de forma masiva unos 300 radicales, que pronto empezaron a lanzarnos piedras y todo tipo de objetos, además de destrozar comercios, ventanas, etc, lo que provocó que interviniéramos”.

Los Mossos d’Esquadra recibieron otras órdenes

Sobre la agresión de un mosso d’esquadra a un menor de 13 años ocurrida el miércoles en Tarragona, los agentes de la Policía Nacional consultadas por ECD achacan esa actuación a las “órdenes diferentes” que recibieron sus compañeros de la policía autonómica.

En concreto, aseguran que “el consejero de Interior Felip Puig siempre transmite su propio mensaje a los Mossos, y ya ha defendido actuaciones violentas como la de la Plaza de Cataluña de hace un año”. No obstante, “si la familia denuncia, y habiendo imágenes, es muy posible que el agente sea sancionado”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·