Miércoles 20/09/2017. Actualizado 12:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Caso Faisán. Los policías Ballesteros y Pamiés apuntan hacia arriba: van a por García Hidalgo por las llamadas que le hicieron desde La Moncloa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fernando Grande-Marlsaka anunciará, antes de que acabe el mes, si se abre juicio oral por el caso Faisán o si han sido aceptados los recursos de Ballesteros y Pamiés a su procesamiento. Los acusados dan por hecho que tendrán que comparecer ante el juez, y están preparando una agresiva defensa en la que implicarán a la cúpula de Interior con Rubalcaba.

El pasado 16 de noviembre, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz anunció el fin de la instrucción del caso Faisán, que ha concluido con el procesamiento del ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés y el ex inspector de la Brigada de Información de Álava José María Ballesteros.

Ahora es el presidente de la Sala de lo Penal Fernando Grande-Marlaska quien decidirá si abre juicio oral o acepta los recursos presentados por los acusados, aunque los policías señalados por Ruz dan por hecho que se sentarán en el banquillo y, según ha sabido El Confidencial Digital, ya están preparando su defensa.

Implicarán a García Hidalgo y Carlos Germán

La estrategia de los dos procesados se basará en intentar deslegitimar las pruebas que hay contra ellos y, a la vez, volver a señalar a algunos miembros de la cúpula de Interior en la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del Ministerio, como el ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo o Carlos Germán, el comisario que realizó el informe sobre la investigación.

En concreto, según fuentes policiales cercanas a ambos procesados, “se recordará la existencia de llamadas procedentes de La Moncloa a la Dirección General los días previos al ‘chivatazo’ a ETA, además de las respuestas huidizas y nada concretas del propio Hidalgo ante Garzón hace tan solo dos años, cuando era el principal sospechoso”.

Sobre Germán, “se hará especial énfasis en las dudas mostradas por la fiscalía y las propias acusaciones particulares al informe presentado por el comisario”. Además, “también se recordará que José Cabanillas, su número dos, declaró ante el juez que Germán le pidió que se borrase la grabación de la conversación telefónica entre el dueño del bar ‘Faisán’ y su cuñado en el que se hablaba de quién había dado el ‘chivatazo’”.

Ambos procesados señalarán también las “buenas relaciones” de Hidalgo y Germán con el PSOE y el Gobierno socialista, al pertenecer el primero al partido, y haber ejercido actividad política en el País Vasco, y el segundo por “haber sido premiado por Rubalcaba enviándole a Asuntos Internos”.

La declaración de Elosúa y los cortes en la grabación, los otros argumentos

Además de la ofensiva contra los hombres de confianza de Rubalcaba durante su etapa al frente del ministerio del Interior, los dos procesados emplearán testimonios y pruebas realizadas durante la fase de instrucción para desmontar las pruebas contra ellos e intentar demostrar su inocencia.

En el caso de José María Ballesteros, el ex inspector de la Brigada de Información de Álava recordará que en las tres ruedas de reconocimiento a las que fue sometido, ni Joseba Elosúa, dueño del bar ‘Faisán’, ni su mujer ni su hijo le reconocieron jamás como la persona que llevaba el móvil desde el que se avisó de la operación contra ETA.

De hecho, “Elosúa siempre declaró que recibió el móvil de un hombre con rasgos sudamericanos, de escasa estatura, que nada tiene que ver con Ballesteros”.

Además, en las imágenes en las que sale el inspector entrando al establecimiento, “existe un corte en la grabación, en la que pudo entrar la persona que contactara a Elosúa con el verdadero autor del ‘chivatazo’.

El Gobierno da por hecha la apertura del juicio oral

La defensa de Ballesteros y Pamiés solo será necesaria si Fernando Grande-Marlaska rechaza los recursos a su procesamiento y abre el juicio oral, una posibilidad que desde el PP y el Gobierno ven “segura”.

Las fuentes gubernamentales y ‘populares’ consultadas por ECD explican que Marlaska “llegó a la Sala Penal de la Audiencia Nacional con la idea clara de llegar hasta el final en este caso. Trasladó al juez Ruz que la instrucción debía concluirse lo antes posible, por lo que su intención es la apertura del juicio”.

Desde el PP, que apostó por el citado juez como presidente de la Sala de lo Penal e impulsó su candidatura, se tiene “plena confianza” en el magistrado, que se impuso en la votación a Javier Gómez Bermúdez, el ‘favorito’ para el PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·